CIRCULAR POR LA BASA DE LA MORA: REFUGIO DE LABASAR-RIBERETA CIEGA-BASA DE LA MORA-REFUGIO DE LABASAR.16 DE MAYO. SÁBADO

CIRCULAR POR LA BASA DE LA MORA: REFUGIO DE LABASAR-RIBERETA CIEGA-BASA DE LA MORA-REFUGIO DE LABASAR.16 DE MAYO. SÁBADO

El grupo, en la salida en Labasar. Enrique Navarro.

Antes de poner la, como siempre, completa crónica de nuestro gran José Ramón, quiero manifestar la “envidieta sana” que he sentido al disfrutar del precioso reportaje fotográfico de Enrique Navarro (que da fe de la belleza de este lugar), sobre esta vuelta circular de la Ribereta Ciega en el entorno de Labasar y Basa de la Mora, para mí por lo menos muy poco conocida y estoy seguro que también para mucho personal de nuestra Comarca, ya que no pude participar por motivos familiares.

También que del CAS solo hubo un participante, Carlos Fraile, así que a los que nos gustan estas salidas tendremos que dar el “do de pecho” de aquí a final de temporada, animándoos a participar.
José María Lafuerza

Agujas de Labasar con el Ibón, normalmente seco.

"La excursión de hoy discurre en el entorno de la renombrada Basa de la Mora o Ibón de Plan y el inicio y final de la marcha es el refugio de Labasar (1.915 metros), al que se accede desde Saravillo a través de una pista de “peaje” (3 euros por coche).

El plan es ascender por el valle que forma el barranco de Gallinés hasta el Collado de la Ribereta (2.550 metros), nacimiento de las aguas que vierten a la Basa de la Mora, y descender por el barranco de la denominada Ribereta Ciega hasta la propia Basa de la Mora.

Comenzamos la marcha en el refugio de Labasar descendiendo por la pista unos 300 metros para tomar a la izquierda, a la altura de una curva cerrada, una vieja trocha de sacar madera, donde hay paneles que indican Monciciello y Fuenfria. La trocha se adentra en una zona de pinar, atraviesa una pedrera y se introduce de nuevo en otro pinar mucho más claro que el anterior. Pasado éste, salimos a un valle denominado Monticiello, con las agujas de Labasar al fondo y los picos de Puntas Royas y de la Una a la izquierda.

Entrada en el valle de Labasar.

Seguimos ascendiendo por debajo de estos últimos por un pedregal que nos deja en un pequeño collado frente a las Agujas de Labasar en cuya base hay un pequeño ibón habitualmente seco, pero hoy con bastante agua además de nieve. El conjunto forma un rincón de especial belleza. Continuamos caminando por nuestra izquierda para introducirnos en otro pequeño valle denominado Las Batiziellas, hoy totalmente cubierto de nieve. Al fondo, en lo alto, se ven las inmensas paredes de la cresta de Armeña y el Pico Raymon d´Éspouy o Punta de Armeña.

Primer nevero del camino a unos 2.100 metros de altitud.

Pero el camino no sigue por el valle, debemos desviarnos a la derecha siguiendo los mojones que asoman entre la nieve para superar una pared rocosa que con algún apoyo de manos nos dejará en una inmensa loma divisoria entre el valle por el que subimos y otro paralelo y mucho más amplio que es el que forma el barranco de Gallinés que vierte sus aguas a los túneles de la carretera de Plan.

Llegando al primer collado.

Continuamos ascendiendo por la loma, por un terreno mezcla de roca y tasca con numerosas oquedades hoy también cubiertas de nieve, hasta llegar al collado de la Ribereta (2.550 metros), nacimiento de las aguas de la Basa de la Mora y punto más alto de nuestra marcha.

Llegando al collado de la Ribereta.

Después de descansar un poco, tomar algo de alimento y admirar el paisaje, iniciamos el descenso a la denominada Ribereta Ciega. El primer tramo es una pedrera con un gran desnivel por lo que hay que tener precaución para no tirarse piedras o resbalar. Una vez en el fondo del valle la pendiente se suaviza pero el suelo sigue siendo una pedrera infernal y que hoy nos ha resultado más “cómoda” porque en la primera mitad estaba cubierta de nieve.

Ribereta ciega desde el collado.

A nuestra derecha tenemos las paredes de los picos de Las Coronas y de la Ribereta y a nuestra izquierda la Peña de la Una. Después de una hora de descenso se alcanza una pequeña loma herbácea desde donde ya se divisa el ibón. El panorama en este punto también es especialmente bonito.

Foto de rupo en el collado de la Ribereta.

 

Descenso a la ribereta ciega.

 

Zona intermedia de la ribereta ciega.

 

Circo final Ribereta ciega.

 

Ya se ve la Basa de la Mora.

 

Inicio canal bajada a la Basa de la Mora.

 

Detalle de la Canal.

Continuamos por la izquierda hacia una canal de gran desnivel y roca descompuesta que obliga a bajar con precaución y muy juntos para no tirar piedras, y en unos 30 minutos más llegamos a las orillas de la Basa de la Mora (1.900 metros), donde paramos un buen rato para comer, descansar y comentar la excelente jornada de montaña que hemos disfrutado. Finalmente en otros 30 minutos más llegamos al refugio de Labasar, punto donde iniciamos el recorrido.

Comida y siesta junto a la Basa de la Mora.

 

Foto de grupo en la Basa de la Mora.


El tiempo real caminado ha sido de unas 5,30 horas (3 de subida y 2,30 de bajada), con un desnivel de unos 700 metros".

José Ramón Monclús

 

Enlace al completo reportaje fotográfico de Enrique Navarro: