CON MUY BUENA PARTICIPACIÓN REALIZAMOS LA TRAVESÍA ENTRE BESIANS (RIBAGORZA) Y SANTUARIO DE BRUIS (SOBRARBE).DOMINGO 13 DE MARZO

CON MUY BUENA PARTICIPACIÓN REALIZAMOS LA TRAVESÍA ENTRE BESIANS (RIBAGORZA) Y SANTUARIO DE BRUIS (SOBRARBE).DOMINGO 13 DE MARZO

El grupo, en la salida, en el puente romano de Besians.

Magnífico y/o extraordinario día de confraternización el pasado ayer domingo 13 de marzo entre nuestros clubes CAS de Aínsa y Nabaín de Boltaña con nuestros amigos y vecinos del C.E.R. de Graus, a pesar de que echamos en falta algunos de los habituales de los tres clubes, especialmente a Carlos Bravo del CER, por su reciente intervención quirúrgica, aprovechando la ocasión para desearle de nuevo una muy pronta recuperación.

El grupo del CAS-Nabaín esperando a nuestros amigos de Graus. JM Lafuerza

De acuerdo con lo inicialmente previsto, a las 8,15 horas estábamos todos junto al puente romano de Besians, para después de los correspondientes saludos y hacernos la foto de familia, en el mismo iniciar la caminata hacia Caballera, los casi 60 senderistas, sobre las ocho y media de la mañana (el que suscribe esta crónica se retardó un poco con la conductora del bus y se despistó en la salida tomando la pista que lleva al mismo lugar de Caballera en lugar del que se dirige en principio a Santaliestra), para tomar un sendero a la izquierda, poco rato después y al cruzar el barranco que nos va a acompañar el primer tramo de nuestra “andada”.

La parroquial de Besians, desde el camino de salida.

Precioso y antiguo camino el recorrido hasta llegar en un ahora aproximadamente a Caballera, con muchas vueltas y lazadas que hacen no se noten casi los 300/400 metros de desnivel superados, en donde se aprecia el trabajo realizado por nuestros amigos del CER en su limpieza y desbroce.

En el camino.


En Caballera hay algunas casas rehabilitadas, y una que ya está en bastante deterioro, con unas cuadras impresionantes, era una de las “casas fuertes” de la Comarca. Por otro lado desde aquí está el desvío para en un par de horas (una de ida y otra de vuelta) acercarse a contemplar los restos del Monasterio de San Martín de Caballera; en esta ocasión no realizamos el recorrido por ir un tanto ajustados de tiempo, pero para que todo el mundo nos hagamos una idea de lo que allí hay seguidamente os paso el enlace al blog de Carlos Bravo con el detalle, fotos e historia en una de su visitas realizadas al mismo en el año 2010:

 
Cuadras de la casa de Caballera.
 
Cripta del Monasterio de San Martín de Caballera. Foto de hace un par de meses de Carlos Bravo.
 
Un poco más adelante, junto a una gran balsa, paramos a descansar un poco y a reponer fuerzas para continuar nuestra caminata hacia Troncedo; buena labor también la realizada en este trazado por los del CER, aunque aquí hay que ir muy atentos a los mojones y alguna señal de pintura azul-morada que han ido poniendo en todo el trayecto.
El sitio del "almuerzo".
 
Cerca de Cabañera, con el Turbón de fondo. foto de Isabel Nerín.

La rayera es el punto que separa nuestras comarcas de la Ribagorza y Sobrarbe, en cuyo barranco había un molino, que ya no se aprecia, y desde aquí nos dirigimos al collado desde donde podemos vislumbrar casi todas las cumbres del Pirineo Central, además de la Peña Montañesa, Cotiella, Turbón, etc. y también el tozal de Guara.
 
La rayera que separa también nuestras Comarcas.
 
Treserols y Peña Montañesa desde el collado.
 
Piedra "esculpida" con el Turbón.

Un ratito después llegamos a la ermita del Carmen de Troncedo, cuyos patrones son San Lorenzo y San Úrbez, en donde también visitamos su castillo y disfrutamos de las impresionantes vistas que tiene hacia Salinas y Trillo, así como a parte del valle de La Fueva. Continuamos nuestro recorrido siguiendo el camino GR1 que tomamos en el collado en dirección a Salinas de Trillo, para una vez que confluimos con la carretera coger una pista que en poco más de media hora nos dejará en nuestro objetivo final, el Santuario de Bruis.
 
Junto a la ermita de El Carmen de Troncedo.
 
 
Salinas y Trillo desde Troncedo.
 
Castillo de Troncedo.

Después de muy poco más de 5 horas de caminata (con paradas incluidas), y ya con muchas ganas de llegar (por lo menos yo), nos dispusimos a disfrutar en los aledaños del Santuario de la comida campestre que nuestro cocinero Antonio tenía preparada para la ocasión; entre unos cuantos más voluntariosos se repartieron los cubiertos, platos, pan, vino, ensalada, etc. y, aunque con un poco de frío (unos más que otros), a continuación nos comimos la bien condimentada ensalada, mientras el arroz se iba haciendo en la gran paellera de nuestro cocinero.
 
Llegando al Santuario de Nuestra Señora de Bruis.

A algunos de los comensales les recordó las bodas de Caná, aunque sin milagro, pues hicimos un tanto cortos de vino y después de mucho darle vueltas al asunto, decidimos acercarnos con el coche que nos dejó Antonio hasta el restaurante Clavería del Humo de Muro, y volver con una enorme garrafa de 25 litros (sin llenar) que solucionó el problema.
El pinar junto a Bruis en donde comimos.
 
Comiendo la ensalada, todavía con vino.

Después de comer la paella (que estaba riquísima) y también de repetir los más comilones, tomamos el café de puchero con torta para terminar con la última sorpresa del día, el cumpleaños de nuestro gran José Ramón del club Nabaín, que nos agasajó a todos con algunas botellas de licor que había comprado para la ocasión; como no podía ser de otra forma le cantamos entre todos el “cumpleaños feliz”. Muchas gracias José Ramón por el detalle.
 
Foto de familia antes de despedirnos y subir a los autobuses.

Para finalizar la bonita jornada senderista, nos hicimos la correspondiente foto de familia para el recuerdo de todos, y nos confabulamos para seguir manteniendo e incrementando esta buena sintonía entre los tres clubes, y también seguir organizando estas salidas conjuntas que nos gustan a todos. Aprovecho a deciros cuanto comentamos ayer que tanto el calendario de salidas del CAS-Nabaín como el del CER están abiertos a todos los asociados de nuestros tres clubes.

José María Lafuerza