En esta ocasión sí pudimos ascender al Mallo Brocoló (se había suspendido en Marzo). Sábado 22 de Abril.

En esta ocasión sí pudimos ascender al Mallo Brocoló (se había suspendido en Marzo). Sábado 22 de Abril.

Foto de familia en la punta cimera del Brocoló. Javier Carnicer.

La Sierra de Sis está situada en la parte oriental del Macizo del Turbón entre los valles del Isábena y del Noguera Ribagorzana. Es una sierra de murallas de conglomerado y arenisca con lomas redondeadas cuya cima más alta es el Tozal de los Moros (1.625 m.) y del que se desgaja el denominado Mallo Brocoló (1.624 m.), imponente pared vertical rocosa y rojiza que domina el pueblo de Pont de Serraduy. El Tozal del Moro es otra torre también llamativa pero tiene algún paso expuesto para coronarlo.

Tozal del Moro y el collado de los vientos abajo. Enrique Navarro.

No hay muchas referencias de la zona, pero la información recibida por la sección de Peña Guara “Turismo por el Altoaragón” que la realizaron en abril del pasado año, hizo que programáramos también nosotros la ascensión al Mallo Brocoló, realizando un recorrido circular en el sentido de las agujas del reloj con salida y llegada en las casas de la Riguala (908 m.), aldea perteneciente al Pont de Serraduy, y a las que se accede por una estrecha carretera junto al puente sobre el Isábena y que lleva además a otras dos aldeas denominadas La Vileta y El Barri.

Riguala. Javier Carnicer

En la Riguala solo hay una casa abierta y naves ganaderas por lo que aparcaremos los vehículos junto a una torre de alta tensión situada en la pista que lleva al Coll del Vent por donde discurre el sendero PR HU-46 y que se inicia un poco antes de llegar al lugar.

Foto de grupo en la salida con el Brocoló al fondo. Josan Juste.

Situados en el pueblo cruzaremos el mismo hacia el oeste a través de prados y algún grupo de arbolado. Discurre en ligero descenso hasta alcanzar la margen orográfica izquierda del barranco del Río o del Arquero y el inicio de un antiguo camino en parte empedrado que poco a poco se va empinando. Enfrente vemos la ermita de la Virgen de la Feja que aparece como encajada en las murallas calizas.

Progresando por la margen orográfica izquierda del barranco. Javier.

 

Ermita de la virgen de Feixa desde Riguala (foto de marzo).

El camino no está balizado pero es claramente reconocible hasta alcanzar el collado denominado de Carraduño (1.490 m.) donde enlaza con el GR-18 que atraviesa la sierra de norte a sur.

El grupo en el collado de Carraduño. Enrique.

Desde allí alcanzaremos la cima del Mallo Brócolo (1.624 m.) girando a la derecha por un sendero de ganado poco marcado que recorre el cordal.

 Panorámica con la cima del Brocoló. Enrique.

Nos asomamos al extremo oeste desde donde las panorámicas son de vértigo, a nuestros pies está la aldea de Riguala, a la derecha el Turbón, enfrente el Cotiella nevado, la Sierra Ferrera con las dos puntas de Peña Montañesa, etc.

La Sierra Ferrera, con su forma aculabrada que no se aprecia desde el Sobrarbe (foto de marzo)

Después de tomar algo de alimento y realizadas las fotos de cima cuatro compañeros más experimentados han ascendido al Tozal de los Moros (1.625 m.) y nos han confirmado que efectivamente hay un destrepe por una chimenea con “patio”considerable y con escasos agarres no accesible para todo el mundo.

Chusé en el Tozal de los Moros. Mauricio Sabás

Para la vuelta regresaremos al collado de Carraduño para continuar por el GR-18 por la variante opuesta a la de subida. Pasaremos bajo la pared oriental del Mallo y del Tozal de los Moros hasta alcanzar el Coll del Vent (1.259 m.).

El macizo del Brocoló. Begoña Campo.

 

Otra foto del Brocoló. Enrique.

A este collado llega una pista forestal paralela al barranco de Codoñeras por la que seguiremos hasta empalmar con el PR HU-46 que viene desde Arén, pasa por las casas de la Riguala y cruza hasta La Vileta, situada al otro lado del barranco de Arquero, y termina en el Pont de Serraduy. En las casas de la Riguala daremos por finalizada la marcha.

Serraduy con su puente medieval (foto de marzo).

Excursión tranquila por una sierra no muy conocida por su carácter abrupto e inaccesible que discurre por unos parajes áridos y agrestes muy distintos a los del Pirineo. El circuito tiene unos 11 Kms. con un desnivel sobre 750 m. y lo hemos completado en menos de 5 horas.

Para terminar otra bonita jornada montañera en la que, como siempre, ha reinado la buena armonía y compañerismo del grupo hemos celebrado una comida en Casa Peix del Pont de Serraduy.

José Ramón Monclús
CAS-NABAIN

 

La comida en el Peix de Serraduy. Fotos de Josan Juste.