Hemos vuelto de nuevo a Anayet, pero con favorable climatología. Sábado 19 de Agosto

Hemos vuelto de nuevo a Anayet, pero con favorable climatología. Sábado 19 de Agosto

Foto de familia de los 35 "caminantes". José María Lafuerza.

A pesar de que tenemos catorce compañeros de los habituales en una expedición montañera por la zona de los Atlas en Marruecos, a los que recordamos y añoramos, aún hemos sido 35 los participantes que nos hemos juntado para realizar esta preciosa y asequible salida a la zona de Anayet, de los que algunos era la primera vez que nos acompañaban, por lo que aprovechamos a darles la bienvenida y animarles a que vengan de nuevo a cualquiera de las salidas que tenemos programadas en nuestro calendario anual.

Precioso "hongo" captado en el camino por Javier Carnicer.

Entre las actividades de 2017 tenemos programada la visita a ibones situados en distintas comarcas de nuestro Pirineo y hoy 19 de agosto nos toca la comarca del Alto Gallego, concretamente los ibones de Espelunciecha y de Anayet situados en el Valle de Tena, término municipal de Sallent de Gállego.

Ascendiendo por camino "herboso" junto a instalaciones de esquí. JML

Realizaremos la visita en forma de travesía iniciando la marcha en el parking de la estación Formigal-El Portalet (1.750 m.) y terminando en el Corral de las Mulas (1.625 m.) situado en la A-36 a la entrada de la estación Formigal-Anayet.

Ibón de Espelunciecha (nuestro primer objetivo del día). JML

A las 9:20 horas comenzamos la marcha hacia el fondo del barranco por camino marcado por las propias pistas de esquí teniendo como guía el telesilla de Espelunciecha situado a la derecha. A la izquierda tenemos el telesilla de Batallero. Después de superar un desnivel de unos 200 metros en suave subida inicial y un poco más fuerte al final llegamos al ibón de Espelunciecha (1.941 m.). Pequeño ibón con una isleta característica que parece como un macetero natural de rododendros.

El mismo ibón visto desde arriba. Javier Carnicer.

Seguimos la ascensión hacia nuestra derecha por terreno herboso hasta alcanzar el amplio Puerto de la Canal Roya (2.145 m.) con bonitas vistas de Candanchú (Aspe, “Zapatilla”, etc.) y parte este de Astún (La Raca, etc.). En este punto el camino desciende hasta enlazar con el sendero GR-11 que viene de Candanchú en el paraje denominado La Rinconada, pero como hay que perder bastante desnivel decidimos seguir por la izquierda para rodear la Corona de Farallones (2.053 m.) y enlazar con el camino que sube por encima del GR-11 en la zona denominada Glera de Anayet donde hay una cabaña utilizada como bar-merendero en temporada invernal. Se trata de un sendero aéreo que enlaza con el GR pocos metros antes de llegar a los Llanos o Mallata de Anayet (2.227 m.), amplio anfiteatro herboso donde se encuentran los ibones.

Primera parada para reagrupar y tomar un "tentempié". JML

 

Nuestro primer "avistamiento" del pico Anayet, antes de efectuar el rodeo por Farallones.JML

 

El Midi de fondo, efectuando el rodeo de la Corona de Farallones. JML

Llegamos sobre las 12:15 horas. Desde el ibón de Espelunciecha hay otra opción para llegar aAnayet: en vez de seguir a la derecha, como hemos hecho hoy, se trataría de seguir a la izquierda hasta el telesilla de Batallero para enlazar con la senda de la Glera de Anayet que hemos citado, pero lógicamente un buen trecho antes de la cabaña.

Bonita "instantánea" de Javier Carnicer con el ibón y pico de Anayet reflejado en el mismo.

La cubeta es un sitio precioso y una de las estampas más típicas del Pirineo Occidental. El Vértice de Anayet (2.559 m.) y el Pico Anayet (2.548 m.) cierran la cubeta y a la derecha emerge imponente el conocido Midi d´Ossau. Un pequeño grupo de compañeros decidieron ascender al Anayet (uno de ellos hizo también el Vértice) y el resto permanecimos más de hora y media disfrutando y visitando los distintos ángulos que el paraje nos ofrece.

Foto de grupo junto al ibón de Anayet y el Midi de fondo. 

 

Otra foto de grupo junto al ibón, que enviamos por wasap a los de Marruecos. Javier Carnicer

 

El Midi reflejado en el ibón bajo de Anayet. JML

La subida a los picos son también ascensiones clásicas: la del Vértice no presenta más dificultades que su pendiente y por el contrario la ascensión al Pico tiene un paso algo expuesto asegurado con un cable y una trepada por una chimenea, que mojado o con hielo puede ser peligroso, pero que para montañeros experimentados no supondrá ningún problema. Hay que decir que el Pico está formado por los restos de un volcán del que se derrumbó media parte y sólo se conserva lo que quedó de la chimenea (algo parecido al pico de Midi d'Ossau). Casi todo el macizo de Anayet se considera restos de una vieja caldera volcánica. Como curiosidad decir también que los dos ibones son como dos hermanos mal avenidos: el más grande vierte sus aguas al barranco de Culibillas y luego al río Gállego y el pequeño lo hace a la Canal Roya y por tanto al río Aragón.

En la cima del Anayet. Chusé, que también subió al Vértice, y Mª Jesús llegaron más tarde.

Sobre las 13:45 horas iniciamos el descenso, pero a la salida de la cubeta de los ibones en vez de seguir el camino de subida seguimos por la derecha al fondo del barranco de Culibillas por donde discurre el GR-11 que sin ninguna dificultad nos llevará hasta el parking de la estación de esquí. Fuimos llegando todos entre las 15:00 y las 15:40 horas y después de comer a la sombra en los edificios de la estación “solo” nos resta recorrer los 3 Kms. de asfalto que nos llevaran al Corral de las Mulas donde habíamos dejado dos vehículos para ir a recoger el resto al Portalet.

Descendiendo por el GR11 junto al barranco de Anayet. JML

 

Tomando un "refrigerio" como despedida final de travesía realizada. Javier Carnicer.

José Ramón Monclús
CAS-Nabain

Enlace a todas las fotos de José María Lafuerza:
 
Datos y mapa del GPS de Martín Sánchez, que fueron de 15 kilómetros de caminata y 700 metros de descenso acumulado, pues se le acabó la batería poco antes de finalizar la travesía.