NUESTRO CORREDOR Y AMIGO, ROBERTO RODRIGO, FINISHER POR TERCER AÑO CONSECUTIVO, DE LA CHALLENGE HUESCA LA MAGIA DE LOS PIRINEOS

NUESTRO CORREDOR Y AMIGO, ROBERTO RODRIGO, FINISHER POR TERCER AÑO CONSECUTIVO, DE LA CHALLENGE HUESCA LA MAGIA DE LOS PIRINEOS

Por tercer año consecutivo he sido finisher de la CHALLENGE HUESCA LA MAGIA DE LOS PIRINEOS, que este año tenía 5 Ultras por haberse celebrado por primera vez la Ultra Trail Valle de Tena y la Ultra Canfranc-Canfranc. Un orgullo hacerlo siempre con la camiseta del CLUB ATLETICO SOBRARBE.


En total 439 kilómetros y 30.200 metros de desnivel positivo, que al final se quedaron en 419 kms y 28.500+ por la neutralización de la Ultra de Canfranc debido a la gran tormenta que se produjo.


La primera fue -a finales de junio- la de nuestro club, el CAS, la Ultra del Sobrarbe, 66 kms y 3.900+. Y aunque pueda parecer por los kilómetros y desnivel que era la más “sencilla” es en la que peor lo pasé: desde el Collado de la Cruz de Guardia a meta fue duro, creo que por una deshidratación, pues hizo bastante calor. Pero acabé, por octava vez pues las he hecho todas, la Ultra del club. Como siempre, magnífica organización y trabajo perfecto de los voluntarios. Tiempo: 11 horas 54 minutos.


A finales de julio hice la Ultra Aneto-Posets, 109 kms y 7.000+, que pasa por la parte alta del valle de Chistau con un avituallamiento en el refugio de Biadós. En esta carrera todo fue bien, rebajando 2 horas el tiempo que hice el año anterior. Magnífica organización y buen tiempo. Hicimos un magnífico grupo con Luisa, Carlos, Rafa y Helios. Tiempo: 32 horas 11 minutos.


A finales de agosto fue la Ultra Valle de Tena, 78 kms y 6.700+, que era la primera vez que se celebraba. Magnífica carrera en la que incluso se asciende un tres mil, el Garmo Negro, donde en la cima había un gaitero de Sabiñánigo (del que no recuerdo el nombre) que me hizo poner la carne de gallina. También una magnífica organización y todo perfecto aún siendo la primera edición. Acabé bastante bien con el amigo Ángel. Tiempo: 23 horas 2 minutos.


2 semanas después, con muy escaso tiempo de recuperación (sobre todo para mi edad) vino la Ultra Canfranc-Canfranc, un carrerón de 102 kms y 8.848+. Debido a las previsiones del tiempo (había alerta amarilla por lluvias y tormentas) ya se rebajó eliminando las partes más altas y unos 25 kilómetros. La organización tuvo problemas y para colmo, el tiempo se puso terrible lo que obligó a neutralizar la carrera. En ese momento nos faltaban unos 20 kms y 1.400+, con muchas horas por delante para terminarla. Pero la montaña manda y hay que aceptar sus condiciones así que con pena tuvimos que parar Rosa, Ángel y yo después de unos 64 kms y 4.800+ en 18 horas. Espero que al año que viene los problemas que hubo se arreglen, ya que puede ser una de las mejores carreras del país.


Y por último, 3 semanas después en Alquézar la Ultra Guara Somontano de 102 kms y 6.050+. Sin duda, fue la mejor carrera larga del año: rebajé 1 hora y 20 minutos sobre el año anterior sin forzar en toda la carrera. Magnífico final, que al menos dulcificó un poco el mal trago de la neutralización en Canfranc.


También hice 3 podios en carreras de mi categoría de edad: Trail Alloza (Teruel), Carrera de montaña en Valdelinares (Teruel) y O Viento Rondador en Boltaña.
Como resumen del año, estos son los datos:
- ULTRAS 419 kms. 28.500 desnivel +
- Otras carreras 289 “ 11.000 “
- Kedadas 89 “ 2.700 “


Y en entrenamientos cronometrados han sido unos 2.700 kms más. Así que en total, son cerca de 3.600 kilómetros. Bastante más que el año anterior. Y 4 pares de zapatillas.


Lo he podido hacer gracias a bastantes personas a las que quiero mencionar: mi médica de cabecera, por la paciencia que ha tenido con mis consultas y análisis. El equipo de urólogos que me lleva y me autoriza a correr estas carreras. A Mercedes, que con sus productos de Herbalife he conseguido todos los parámetros corporales y la recuperación en entrenos y carrera. Y sobre todo a Olga, mi fisioterapeuta, no sólo por su trabajo en preparación y recuperación de carreras sino también por sus consejos y sobre todo porque creyó en el reto desde el principio que se lo comenté, cuando yo mismo no tenía claro que pudiera llegar a conseguirlo, eran muchas Ultras y 3 de ellas con muy poco tiempo de recuperación.


Toca también pensar en el año que viene. Ahora voy a tener que estar parado de forma obligada un tiempo, que espero sea el menor posible. Tengo claro que no repetiré la Challenge y a partir de ahí el plan es correr “clásicas de primavera”: Carrera del Ebro, O Viento Rondador (parece que habrá novedades), Osan…por supuesto, la Ultra del Sobrarbe, la Canfranc-Canfranc que este año no se pudo completar, y como ya estaré en la categoría Máster ir a la Maratón de montaña Galarleiz en Vizcaya y la Ultra de Alquézar. No es poco, y aún quedaría decidir alguna carrera más grande…

Ultra Sobrarbe. Llegando a la Cruz de Guardia. La cara ya dice que no iban bien las cosas.

 

Llegada de la Ultra Aneto-Posets.

 

En la cima del Garmo Negro, con el gaitero que consiguió emocionarme

 

Antes de la salida con Fernando y Angel, los 3 que podíamos ser finishers.

 

En la costera de Otín, en la Ultra Guara-Somontano

 

En el podio con Angel, el otro finisher. Falta Fernando, el gran finisher.

 

Con José Luis Bergua y su hijo, antes de la entrega de premios en Alquézar.

Roberto Rodrigo