Realizamos vuelta circular desde Matidero conociendo el Tozal y Mirador de Balluals. Sábado 1 de Abril.

Realizamos vuelta circular desde Matidero conociendo el Tozal y Mirador de Balluals. Sábado 1 de Abril.

Foto de familia de los 25 participantes con la cámara de Isabel.

El tozal de Balluals es uno de esos montes desconocidos, ajenos a la vorágine coleccionista del "montañero tresmilista" y que pasa desapercibido en casi la totalidad de las publicaciones del mundo montañero. Pese a ser un vértice geodésico en pleno parque de la Sierra y los cañones de Guara, no es una cima visitada. Más bien es una cima olvidada. Marcharon las gentes de todos los pueblos que bajo su altura protectora albergaron vida hasta los años 60 del siglo pasado. Se fueron de Alastrué, de Bibán, de Miz,de Ballabriga, de Letosa y San Poliz.

Una de las casas de Alastrué, medio en ruinas pero todavía en pie.

Este monte, antaño envuelto y decorado por caminos milenarios utilizados por gentes durante generaciones se vio de nuevo solo, como al principio de los tiempos. Los paisajes trabajados se diluyeron ante una naturaleza desprovista de hombres y ganados.Hasta el nombre le fue arrebatado, pues muchos años, en mapas erróneos que copiaban el desliz toponímico de unos a otros, llamaron "Baibals" a lo que siempre se llamó Balluals. El final de la historia pintaba mal para esta cima antigua y silenciosa...

El mirador de "Balluals" con el Cabezo de Guara nevado de fondo.

El CAS y Nabaín le debíamos una visita por un doble motivo. Por un lado, porque hacía ya años, hicimos una incursión por la zona, en una travesía donde pasamos por Bibán y Alastrué (pueblos situados a sus pies), pero en la que no ascendimos hasta la punta. Por otro lado, porque a día de hoy, tras desaparecer el antiguo ayuntamiento de Secorún (antiguo Serrablo), su cima está íntegramente en el término municipal de Boltaña.

Un trozo del camino limpiado.

Es por ello que en el calendario de 2017 estaba marcada la ascesión a este monte para el día 1 de abril.
Como siempre, llamadas durante toda la semana anterior, preparativos, coches, horarios...para culminar el sábado, saliendo a las 7:30 de Ainsa, a las 7:45 en Boltaña y en el desvío de Matidero con los  que suben "de abajo" a las 8:30.
De Ainsa 10. De Boltaña 6, y desde Huesca 9. Total 25 montañeros y montañeras.

Con bastante puntualidad, a las 8:30 ya hemos aparcado en Matidero y salimos por el viejo camino de Bara, en dirección a Bibán, pueblo que tuvo tres casas en sus tiempos y que es donde pretendemos almorzar. Bueno, las casas, están en ruinas, aunque no se vendieron y los popietarios siguen siéndolo, de casas y patrimonios.

Foto de salida del grupo en Matidero. Isabel Nerin

Lo primero, cruzar el Alcanadre bajo Matidero, que por efecto de lluvias y nevadas recientes, baja con un caudal considerable. Toca descalzarse, o jugársela y saltar...intentamos poner piedras, pero el espesor de agua se las traga como si nada.
Al final, cada uno como puede, y algunos más mojados de lo que hubieran querido, seguimos por el camino de Bibán, hasta el desvío entre el camino que queremos llevar y un ramal que dejamos a nuestra derecha y que se dirige a Binueste.

 

Algunos se mojaron sin pretenderlo en el primer paso del río. Fotos de Óscar y JML

Toca cruzar por segunda y última vez el Alcanadre, pero esta vez ha recogido más agua de barrancos afluentes y es obligado el descalzarse. No hay otra. El agua, abundante y fría. Alaridos, risas nerviosas, caras desencajadas...mucho cuento en mi opinión.

El segundo paso del río Alcanadre, esta vez descalzos. JML

 

Ismael creo que fue el único que no se descalzó ni mojó en este segundo paso. JML.

Tras cruzar y volver a calzar para calentar pies, una subida ligera que ayuda a poner el motor otra vez en temperatura y llegamos a almorzar a Biban a las 10:30.Fresco, un poco nublado y algo de aire, pero se podría decir "buen día".Desde aquí es cuestión de coger el camino a Alastrué, que se inicia en la parte alta del pueblo, y en poco más de media hora llegamos al collado que es divisoria entre el cauce del Alcanadre y el del Mascún. O dicho de otra manera, el collado que separa Bibán de Alastrué y desde el que vamos a subir a Balluals.

Subiendo a Bibán a buen ritmo.

 

Almorzando en Bibán. Óscar Ballarín.

Una vez en el collado, salimos rumbo sur, ya sin camino definido, pero aprovechando sendas de caballos y vacas que por aquí campan en verano, y en poco rato estamos en la cima, sobre las 12:00 de almediodía. Fotos, interpretación del paisaje, trago...lo habitual.
El día sigue bien, con un poco de aire, pero de momento las nubes del puerto se quedan allí, donde deben estar.

El grupo en la cima de Balluals. Óscar Ballarín

Ahora nuestro objetivo es ir a coger la senda que comunica Alastrué y Miz, para lo que descendemos dirección general este, y en una rallera característica retomamos el buen camino y giramos hacia el norte dirección a Alastrúe, el cual vemos en la distancia.

Bajando del Balluals a coger el sendero que viene de Miz para ir hacia Alastrué. Óscar.

Antes de llegar al pueblo podemos disfrutar de uno de los más bonitos bosques de "caixigos" de esta parte de la sierra, ubicado en un bonito rincón llamado "a Fabosa".

"A Fabosa". Óscar Ballarín.

Pronto llegamos a Alastrué, y hacemos visita obligada al coqueto templo parroquial, todavía en pie, aunque las barzas que bajo las losas del tejado asoman no hacen presagiar nada bueno si alguien no lo remedia.

Ventana de la iglesia de Alastrué.

Como aún es buena hora, sobre la una y cuarto, decidimos proseguir hacia el collado por el que ahora tendremos que ir a Matidero, puesto que además las nubes que el puerto estaba sujetando hasta ahora parecen querer desmandarse y venir a hacernos compañía, por lo que decidimos ir adelantando camino.

Desde el camino, collado de la mañana para subir al Balluals.

Poco antes del collado paramos a comer, pues ya son las 14:00 y el sitio es bueno. Lenera para sentarnos secos, agua cerca por si alguien quiere beber...¿quien ha dicho agua?. Antes de acabar de comer no es agua, sino granizo (pequeño eso sí, mejor diremos "matacabritos") el que nos invita a salir hacia Matidero sin descanso ni siesta ni nada parecido.
La cosa es así, con lo que entre la puntualidad, el frescor de la mañana y el granizo de la comida, antes de las cuatro estamos en Matidero, dos horas antes del horario previsto. Mejor así. Por hoy hemos cumplido.

La tormenta que quiso acompañarnos al final de la comida. Óscar.

Los viejos caminos fueron limpiados no hace muchos años por un forestal con iniciativa y las brigadas del parque. La gente hemos vuelto a transitarlo. Hemos subido a Balluals. Hemos visitado los pueblos que se tuvieron que dejar ante los cambios sociales que llegaban tan deprisa que no hubo mucha más alternativa. Nos hemos acordado de los que vivieron, de los que marcharon, de los que vuelven a veces. Algunos los conocemos. Ponemos cara a unas ruinas que cada visita nos desolan más, pero también nos hacen más sensibles a lo que hay, no solo a lo que pudo ser.

Quiero pensar que hoy no sólo hemos subido a un tozal. Quiero pensar que las 25 personas que hoy hemos pasado un buen día juntos, con ello hemos cambiado aunque sea un poco ese final de la historia que pintaba mal para esta cima antigua y silenciosa...

Oscar Ballarín Plana

Enlace a todas las fotos de José María Lafuerza:

https://plus.google.com/photos/106086681884713509415/albums/6404368088005593601