ASCENDIMOS EL PICO Y CRESTA DE ROBIÑERA (3.003 METROS) EN EL MACIZO DE LA MUNIA. SÁBADO 16 DE AGOSTO

Foto de grupo en la salida de Petramula realizada por Isabel Nerín.

El Macizo de La Munia se sitúa entre los de Marboré y Néouvielle, en pleno centro del Pirineo, en el término municipal de Bielsa y dispone sus cumbres en torno a un gran anfiteatro de casi 2 Km. de radio y 8 Km. de longitud en la línea de cumbres, lindando con los circos de Estaubé y Barraude en la vertiente francesa y La Munia y Barrosa en le vertiente española.

Contiene siete cumbres de tres mil metros: La Munia ( 3.143 m.), Petit Munia ( 3.099 m.), Sierra Morena ( 3.093 m.), Tromouse ( 3.089 m.), Pointe Aires ( 3.028 m.) y Pico Heid ( 3.022 m.), además del Robiñera ( 3.003 m.) que ocupa una posición marginal con respecto al circo y es la cumbre más meridional del macizo. Es un pico que no puede resultar muy deslumbrante pues con la altiva Munia (3.134 m.) tan próxima es comprensible que casi se ignore hasta su existencia. Sin embargo, Robiñera es un tres mil, una cumbre orográficamente importante que merece ser tomada en consideración.

La denominación de la cumbre Robiñera, Rubiñera o Rubinyera, podría tener relación con el color rojizo, rubio, herrumbroso, de las rocas que lo conforman.

Y hoy 16 de agosto de 2014 dieciseis compañeros de los clubes CAS y Nabain siguiendo el programa anual de actividades hemos ascendido a su cima.

Para acceder en vehículo nos dirigimos a Bielsa y luego a Chisagües. Pasado este núcleo seguimos una pista que discurre por la margen izquierda del río Real y que llega hasta la Sierra de Liena donde antiguamente se explotaron unas minas de plomo. Nosotros llegamos hasta los denominados llanos de Petramula (1.920 metros), donde la pista gira bruscamente a la derecha, abandonando la margen del río.

Camino y collado, a la izquierda de nuestra ascensión, que llevaría a la Estiba y Pineta por GR11

Aparcamos los vehículos y comenzamos a caminar sobre las 8,30 horas. Seguimos unos 50 metros por la pista principal y a nuestra izquierda se toma un sendero marcado con hito de piedras. Después de superar un pequeño espolón, entramos en el valle del barranco del Clot que desciende del collado de las Puertas. Lo cruzamos y enfilamos un amplio zig-zag en la otra orilla, la derecha, que discurre más o menos paralelo al barranco.

En plena ascensión, al principio de la caminata. JML

Un poco más arriba, gira a la izquierda y definitivamente se aparta del torrente serpenteando por las laderas de hierba que caen desde el pico del Chinipro que está a nuestra izquierda. Hay un breve rellano donde accede una senda que viene de la Estiba, pero nosotros seguimos cuesta arriba hacia la derecha.

Puntas verdes y alguna María, en una parada del camino. JML

El sendero ya no es tan claro, pues va desapareciendo la hierba y empiezan las pedreras. Seguimos ascendiendo hasta un pasaje desde el que ya se divisa al fondo el collado de las Puertas y descendemos un poco hasta una estrecha vaguada (2.465 metros), donde descansamos un rato.

A la izquierda, camino y collado hacia los lagos de la Munia. A la derecha camino de acceso al Robiñera, cuya cima y cresta se aprecian bastante bien. JML

Abandonamos a nuestra izquierda la ruta del collado que lleva a los ibones de la Munia, y remontamos la ladera opuesta hasta un pequeño collado característico donde hay un pequeño rellano herboso. Desde aquí la subida al pico ya es evidente pues se observa una inmensa ladera pedregosa y uniforme. Para tomar la ladera, primero debemos trepar por una pequeña torrentera. A partir de aquí y hasta alcanzar un pequeño collado con vistas al circo de Barrosa, vamos realizando diagonales por la pedrera.

Unos 400 metros de desnivel los que hay que salvar en la pedrera. JML

 

Glaciar Monte Perdido y Zilindro de Marboré. JML

 

Circo y valle de Barrosa desde mirador, en el final de la pedrera. JML

 

Peña Blanca. JML

 

Glaciar del lejano Vignemale (Comachibosa).JML

En el collado giramos hacia la izquierda hasta alcanzar la antecima del pico (2.990 metros). En este último tramo hay que realizar una pequeña trepada, que con terreno seco no crea ningún problema. Seguimos por la cresta y en unos 15 minutos más alcanzamos la cima del pico Robiñera (3.003 metros). Fuimos llegando todos los participantes entre las 11,00 y las 11,30 horas.

Lagos de la Munia desde la cresta. JML

 

Grupito que se quedó en la primera cima crestera del Robiñera. JML

 

En la cima de la cresta del Robiñera.

 

Juan Arnaudas investido "montañero cofrade de los tres mil".

 

Cresta del Robiñera. JML

 

Otra foto de grupo en la primera cima. Isabel Nerín.

 

Otra de los lagos de la Munia llevando su cauce al valle y cascadas de La Larri. JML

Desde la cresta ya tenemos grandiosas panorámicas hacia todos los lados, destacando la colosal cara norte de las Tres Sorores, y los precipicios hacia los lagos de La Munia al oeste y hacia el profundo valle de Barrosa al este. Sobre las 12,30 horas y después de haber descansado y tomado algo de alimento, iniciamos el regreso por la misma ruta de la subida, para llegar de nuevo a los llanos de Petramula entre las 14.30 y las 15,00 horas.

Descendiendo con cuidado en el primer tramo. JML.

 

Descendiendo por la canchalera. JML

 

Jesús Mustienes bajando de los lagos, esquiando sin tablas.

La ascensión ha sido fácil y su exigencia y dificultad radican en la pendiente, ya que los aproximadamente 1.100 metros de desnivel se superan en apenas 4,50 Kms. de longitud.

José Ramón Monclús.

Enlace a las fotos de José María Lafuerza:
https://plus.google.com/photos/106086681884713509415/albums/6048229208568094657

Tomando un refrigerio como despedida en el Mesón de Salinas. JML