El pasado domingo día 5 subimos, desde el balneario de Panticosa, a los ibones de Bachimaña y Azules.

Foto grupal de los participantes en la ascensión. Cámara Josan Juste.

Excursión típica en el entorno del Balneario de Panticosa, catalogado como Sendero Turístico de Aragón y que transcurre por la Senda Pirenaica GR-11.

Al final de la Pradera del Balneario se encuentra el refugio de la FAM conocido como “Casa de Piedra” (1.636 m.) y el inicio del sendero se encuentra justo detrás del edificio.

El camino asciende fuerte y retorcido por la rocosa margen derecha del río Caldarés y enseguida se llega al “Mirador de la Reina” desde donde hay una buena panorámica de los edificios del Balneario de Panticosa con el Ibón de los Baños al fondo. Siguiendo la senda entre rocas y vegetación pasamos muy cerca de la primera de las numerosas cascadas que nos vamos a encontrar durante la ruta, la Cascada del Pino.

El balneario de Panticosa captado por Petri desde el camino de subida a los ibones:

 

Una de las cascadas. Petri

Y al poco  llegamos a un prado herboso, la Pradera del Bozuelo (1.850 m.), donde tomamos aire para seguir la ascensión pues después de unas subidas, llanos y alguna que otra bajada nos topamos de frente con la Cuesta del Fraile, zigzagueante y pedregosa subida que supera un circo rocoso y escarpado donde se precipitan las aguas del río por el denominado Salto del Fraile, hasta alcanzar el ibón bajo de Bachimaña (2.150 m.).

Ascendiendo junto al ibón alto de Bachimaña. Petri

Un puente que pasa por encima de la presa nos llevaría hasta el Refugio de Bachimaña pero nosotros continuamos a la izquierda por el sendero que va paralelo al ibón, en dirección a la presa del ibón alto de Bachimaña  (2.216 m.), bastante más grande que el primero y con más encanto pues en el centro emergen unas pequeñas isletas rocosas. Continuamos hasta el final de este gran lago hasta encontrar unas señales que por la derecha nos llevarían a la frontera francesa a través del puerto de Marcadau.

Bonitas florecillas captadas por Begoña.

Nosotros giramos a la izquierda para tomar el sendero  que se interna en una húmeda vaguada que asciende escalonadamente hasta alcanzar los ibones Azules (2.380 y 2.429 m. respectivamente).  Si vamos mirando hacia atrás veremos a lo lejos los Ibones de Bramatuero entre montañas con escasa vegetación y enfrente a la izquierda los conocidos Picos del Infierno.

 

 

Bonitas fotos de los ibones azules de Begoña Campo

 

Otra foto del ibón bajo de los Azules de Josan Juste.

El descenso lo realizamos por el mismo itinerario de la subida y en el desvío al puerto de Marcadau, tal como teníamos programado, nos juntamos con un grupo de compañeros que bajaban del pico Gran Facha (3.005 m.) y que el día anterior habían realizado un vivac en los ibones de Pecico.

En el refugio de Bachimaña con los compas que habían subido a la Gran Facha:

José Ramón Monclús

CAS-Nabain

Enlace a todas las fotos de Petri:

https://photos.app.goo.gl/1RVVR8gj6an6xq2W8