Irinel estuvo en el colegio de Aínsa

 
 
Hola,buenos días.
                       Hace unos días se llevo a cabo en el colegio de Ainsa una actividad escolar referente al deporte, las Olimpiadas, el Judo, el trabajo y esfuerzo, la buena alimentación y el compañerismo y amistad. Esta actividad fue iniciativa de Olga, una de las profesoras del colegio, cosa que le hizo mucha ilusión a Irinel.             

                       Irinel se preparó en casa unas medallas, trofeos, quimonos y un pequeño discurso, que no tuvo nada que ver con lo que acabó diciendo luego.....jajaja.

                      Al llegar al Colegio, unos minutos antes de la hora del encuentro, todo lo que había pensado en casa desapareció....Recordaba sus primeros pasos en el mismo unos años atrás.Todo lo que dijo e hizo después fueron muchas emociones juntas, alegría de poder volver al colegio de la infancia, la tristeza de perder esta inocencia de los 5 años, gratitud por lo conseguido, satisfacción por el reconocimiento y el encuentro con parte de sus profesores...todo era diferente.

                     Empezó el encuentro con los pequeños de 3 años.....un encanto. Irinel les contaba sobre judo y su trabajo y todos estaban con la boca abierta; habló de técnicas de judo, los niños preguntaron, les enseño las medallas pasándolas de mano en mano y acabaron haciendo algo de judo. Si al principio estaban algo vergonzosos y pocos se atrevían a acercarse a Irinel, al final todos acabaron participando y probando alguna técnica de judo y saltando sobre las colchonetas.

                   Luego ,vino el turno de los de 4 y 5 años. Algunos de ellos ya sabían que es el judo y parte de ellos ya están aprendiendo. También les contó su evolución desde que empezó a practicar judo, sus logros a nivel regional, nacional e internacional, dejándoles tocar las medallas, pasándolas de uno a otro. Hicieron de nuevo técnicas de judo, de las cuales los pequeños que hacían judo decían el nombre. Despues de pasar los primeros momerntos,los niños ya no estaban tan tímidos y la jornada acabó siendo bastante divertida. Todos tenían algo que preguntar, algo que contar. Parecía una gran familia....de pequeños. Las preguntas eran diversas, desde los colores del cinturón, las horas de  trabajo, la comida y los viajes. Todos estaban ansiosos de escuchar sobre el judo y el deporte. 

               Al final posaron todos juntos, y después salieron alegres al recreo. Una mañana llena de alegría e inocencia. 

Nos quedamos a recoger las colchonetas y las cosas ,pero ninguno hablaba..... Estábamos pensando en lo rápido que pasó todo, en la alegria de los pequeños y la gratitud de poder estar alli.

           Gracias por poder disfrutar todos juntos, de ese gran día.

Nuta Chelaru