MAGNÍFICA JORNADA MONTAÑERA POR LA SIERRA DE GRATAL Y SUS CIMAS DEL PEIRÓ, GRATAL Y LAS CALMAS. SÁBADO 16 DE ABRIL 2016.

En la cima del Peiró. Josan Juste.

Hola amigos. A pesar de que no pudieron venir finalmente nuestros tres amigos de Fuentes de Ebro, aún fuimos 26 los caminantes que nos dimos cita en el aparcamiento de la antigua Hospedería de Arguis, en su mayoría provenientes de la tierra baja para, dejando aparcados aquí tres de nuestros vehículos, acercarnos con el resto de coches por la carretera de Rasal y posterior pista a la izquierda, al punto de salida de la ascensión al Peiró.

Pantano de Arguis con el Peiró al fondo y reflejado en el agua. Manolo.

 

Foto de grupo en la salida junto a la pista. JML


Un poco más tarde de las 8,30 horas, después de realizada la foto de grupo de costumbre, iniciamos nuestra ascensión al Peiró por fuerte pendiente los primeros 15-20 minutos (parece que el camino está hecho sobre una anterior tiradera de madera), para muy poco después llegar al hayedo, uno de los más meridionales de nuestra provincia, siempre magnifico aunque quizás tanto en los dos próximos meses como en el otoño destaque más por sus colores primaverales y/u otoñales, dejando para la vuelta el camino a nuestra izquierda del collado de Sarramiana, y subiendo de nuevo junto a un barranco generalmente seco hacia el collado con vistas a Bentué de Rasal y valle del Garona, y llegar poco después a la cima en poco menos de una hora de ascensión desde la pista, en donde disfrutamos de las impresionantes vistas hacia todo el Pirineo, valle de Garona citado y valle y pantano de Arguis, pico del Águila y tozal de Guara, etc.

El "empinado" camino hacia el hayedo. JML

 

Hayedo del Peiró. Manolo.

 

Llegando a la cresta cimera del Peiró con el hayedo de fondo. Juan Félix.

 

Cresta y cima del Peiró. JML

 

Valle de la Garona (Bentué de Rasal y Rasal) desde el Peiró.Manolo

 

La imponente y bonita silueta del Gratal desde el Peiró.Manolo.


Deshacemos nuestro caminar hasta el hayedo y tomamos el camino anteriormente citado hacia el collado de Sarramiana, también bastante pendiente en sus inicios. Aquí hacemos la primera parada importante de la mañana para reponer fuerzas y descansar un poco (debemos llevar ya unos 600/700 metros de desnivel acumulados de ascenso); continuamos por la pista en dirección al Gratal y dejamos la pista que a nuestra derecha nos llevaría a Bolea.

Subiendo por el hayedo hacia el collado de Sarramiana. JML

 

La parada del almuerzo y descanso en el collado de Sarramiana. JML.


No mucho rato después nos topamos con la instalación soterrada del gas y ya tenemos enfrente la mole del precioso pico de Gratal, para lo que primero hemos de descender unos 100 metros de desnivel, pasar cerca de la fuente y un gran campo de bastantes hectáreas, para muy pronto iniciar el ascenso a la cumbre, bastante exigente también pero que en menos de media hora desde la base nos llevará a nuestro segundo objetivo del día, el pico Gratal; hoy, y por las recientes y abundantes lluvias caídas, podemos disfrutar de unos preciosos colores verdosos de los campos de cultivo de la hoya de Huesca. Nos hacemos la foto de grupo en la cima e iniciamos el descenso, no sin antes haber partido el grupo de los más “animosos” de la expedición (seis varones y Laura) para acercarse también al pico de la Calma Alta, pasando un poco antes por el Vértice y el pico de San Julián.

Preciosas florecillas en el camino de ascensión. JML.

 

En la cima del Gratal. JML

 

Los Belenes de la cima del Gratal. Manolo

 

La Hoya de Huesca. Petri

 

Preciosos colores y contrastes verdosos. Manolo.

 

Sotonera y campos sembrados de la Hoya. Manolo.


El grueso del grupo se divide en dos grupitos para volver al punto de partida, unos bajando de frente por la citada instalación del gas hacia la pista de abajo, y los otros tomando un sendero que sale desde la pista que habíamos recorrido con anterioridad desde Sarramiana, que desciende con bastante más suavidad para terminar también en el mismo camino que el otro grupito pero muy cerca ya de la pista de abajo.

El grupo de los valientes muy cerca ya del Vértice y de la Calma alta. Juan Félix.

 

Los siete montañeros en la Calma Alta. Enrique


Aún queda caminar unos 3 o 4 kilómetros de pista y otro grupito decide irse a la derecha para llegar a la presa de Arguis en donde además tenían aparcado el coche, y el resto hacia la izquierda y punto de partida de la “andada” en donde teníamos el resto de vehículos.

Esther, Ángel y la soriana Minerva, llegando a la presa de Arguis. Petri.


Que mejor forma de terminar la jornada montañera que juntándonos a comer todos en el bar de la plaza de Arguis (los que realizaron también la Calma alta llegaron prácticamente igual que los demás que hicimos un recorrido más corto) y que ilusión nos hizo el ver caer un fuerte chaparrón mientras disfrutábamos del completo menú que nos habían preparado en el bar.

Menú de la comida en la Malena de Arguis.

 

Los comensales degustando las judías rojas del menú. JML


Antes de emprender los viajes de regreso, nos despedimos comentando ya la hora de la próxima salida del sábado 30 de abril, por la Garcipollera e iglesia de Santa María de Iguacel y con la intención de ascender a los picos Leta y Bacun.

Nuestro amigo Pepelu que se ha pasado del club Nabaín al club KAS. Esther Núñez

Desnivel acumulado del grupo de las Calmas: entre 1.300 y 1.400 metros
Idem, del otro grupo: entre 1.000 y 1.100 metros
Tiempo empleado, con paradas incluidas: poco menos de 6 horas el grupo del Peiró y Gratal, y media hora más el que también realizó la Calma Alta.

José María Lafuerza
CLUBES CAS y NABAÍN

Enlace a todas las fotos de Manolo Hernández:
 
Idem, de José María Lafuerza:

https://plus.google.com/photos/114184705549335176665/albums/6274477657153319601