Muy buena participación en la Circular de Mediano, Samitier, Ermitas y Castillo, Ligüerre, Entremón y Mediano. Sábado 10 Febrero

Foto de familia junto al Salón de Mediano. Cámara de Isabel Nerin.

Para la primera salida senderista de la temporada habíamos programado una ruta circular en un tramo del río Cinca aguas abajo del embalse de Mediano recorriendo en un sentido el conocido camino del Congosto del  Entremón situado en la margen izquierda del río y en sentido contrario otro camino más antiguo y desconocido situado enfrente en la margen derecha.

Lo estuvimos inspeccionando y observamos que este último, aunque es bastante interesante, está muy vestido de vegetación y con algún tramo comprometido para transitarlo con un grupo de mucha gente. Por ello decidimos cambiarlo por una  pista que transcurre a mayor altitud y que va desde Samitier a Ligüerre de Cinca y de paso visitar el conjunto religioso-militar del Castillo de Samitier.

La otra margen del Entremón que no realizamos el sábado. Escaleras y cuerda pasamanos.

A las 9:00 horas nos juntamos 40 compañeros de los clubes CAS y Nabain en el local social de Mediano para comenzar a caminar en dirección al cercano pueblo de Samitier por un camino que discurre paralelo a la carretera Ainsa-Barbastro. En Samitier seguimos una pista que asciende poco a poco en un fácil paseo hasta llegar a un conjunto religioso-militar formado por un torreón denominado Castillo de Samitier y por una ermita dedicada a los Santos Emeterio y Celedonio. A la mitad del recorrido habremos pasado por otra pequeña ermita dedicada a Nuestra Señora de Waldesca. El conjunto se encuentra en lo alto de un promontorio con magníficas vistas del embalse de Mediano y del Pirineo Central.

Antes inicio salida. Cámara de Javier Carnicer y fotógrafo JML

 

Todavía abundante nieve en las zonas sombrías de la pista de subida al Castillo. JML

 

Junto al Castillo. JML

 

Nevando y borrasqueando por el Pirineo y cercanías. Begoña.

 

Ermita románica de San Celedonio con sus tres preciosos ábsides. JML

 

Parte del grupo junto a ermita Santos Emeterio y Celedonio. Javier

 

Embalse y torre de Mediano, desde ermita. Javier

 

Pantano de El Grado, desde castillo Samitier. Javier

Continuamos la marcha desandando un tramo de pista para tomar un ramal a la izquierda que se dirige a la localidad de Liguerre de Cinca y al divisar por primera vez el pueblo junta a una pilona de alta tensión nos salimos de la pista siguiendo unos postes indicativos a la izquierda.  Un brusco descenso por una especie de trocha nos lleva hasta la carretera que va del Mesón de Liguerre hasta Palo. En este tramo tenemos vistas espectaculares hacia el desfiladero del Entremón que se halla a nuestros pies y por el que volveremos a Mediano.

Torre de vigilancia, Ermita y Castillo, desde pista y camino hacia Ligüerre. JML

 

Ligüerre de Cinca desde el camino de bajada. JML

Seguimos nuestro camino por asfalto hasta el pueblo de Liguerre de Cinca y posteriormente hasta el puente del Entremón que cruza la cola del pantano de El Grado. En este tramo nos topamos con unas ráfagas de viento que nos dificultaba la marcha y que afortunadamente amainaron una vez pasado el puente, donde hay un pequeño parking y paneles informativos sobre el Congosto del Entremón que comienza al otro lado de la carretera. Está marcado como GR-1 y como “Ruta Ornitológica” y termina en la presa de Mediano. El sendero en sí es fácil y prácticamente sin desnivel pero hay que tener cuidado en algunos tramos  que son muy estrechos, cortados en la roca con precipicio hacía el río y con sirgas de protección.

Foto de parte del grupo en Ligüerre de Cinca. Javier Carnicer

La ruta transcurre por debajo de los escarpes rocosos de la Peña Picatiecho y observamos en la ladera orientada al sur la Cueva de la Miranda, yacimiento del Neolítico no visitable por su difícil acceso y necesaria preservación. Un poco más adelante llegamos a una mesa de interpretación que informa sobre la Cueva de las Palomas situada frente a nosotros. También se observa en lo alto el conjunto religioso-militar de Samitier de donde venimos. Y un poco más adelante alcanzamos el punto más espectacular de la ruta denominado Paso de la Media Caña. Se trata de un semi-túnel excavado en la roca de las paredes calizas y de un nuevo paso equipado con peldaños metálicos anclados en la roca. A lo lejos aparece ya la presa y tras un último tramo en suave descenso llegamos al panel que indica el fin de la Ruta Ornitológica.

Foto de Javier de uno de los pasos "estrechos" del Entremón.

Para alcanzar la presa superamos una fuerte pendiente que desemboca en la carretera asfaltada que tras atravesar tres túneles termina en la misma presa de Mediano. De las aguas del embalse emerge la torre de la iglesia del antiguo pueblo y como telón de fondo se alza el macizo de Monte Perdido y la Peña Montañesa.

Para terminar la caminata solo nos resta recorrer unos 3 kilómetros de asfalto hasta el local social de Mediano desde donde partimos por la mañana.  Fuimos llegando entre las 14:00/14:30 horas.

Torre, Embalse, Peña Montañesa y Pirineos, desde presa. Begoña Campo

Y para finalizar la jornada compartimos una comida de confraternización servida por nuestro habitual cocinero Antonio Cosculluela, en el local social citado acondicionado para la ocasión por nuestra amiga Begoña Campo, nativa y con casa en el pueblo y por Pablo Isla trabajador de la Central Hidroeléctrica.

La comida en el centro social de Mediano. Javier. ¡que bien estuvimos¡

José Ramón Monclús
CAS-Nabain

Enlace a las fotos de José María Lafuerza:

https://plus.google.com/photos/106086681884713509415/albums/6521005469384877921

La paella de Antonio que degustamos. Javier