Nuestro Chiquicas realizó su salida invernal por Bajopeñas entre Torrelisa y Oncíns. Sábado 24 de Febrero

El sábado 24 de febrero volvimos a salir al monte con nuestros pequeños.

Y lo hicimos, una vez más, recorriendo uno de los muchos rincones del “Jardín de casa”. Esta vez, en Bajopeñas. Una circular entre Torrelisa y Oncíns que, combinando la ruta 6 de los recién estrenados senderos promovidos por el Ayto. del Pueyo de Araguás y la ruta 9, recorría algo más de 6 km y salvaba alrededor de 300m de desnivel.

Somos muy muy afortunados de vivir donde vivimos y seguro que estas salidas nos ayudan a todos a valorar aún más el regalo de vivir y crecer aquí.

Pese a las intensas agendas de nuestros pequeños, cincuenta personas, algún que otro compañero de cuatro patas y hasta una bici nos reunimos en el merendero de Torrelisa por la mañana. Después de dar la bienvenida, de recordar a todos el recorrido y dar algunas pautas para disfrutar con seguridad del camino, emprendimos la marcha.

Teníais que ver cómo caminan ya estos montañeros. ¡Había que frenarles! ¡Si les hubiéramos dejado seguro que convertíamos la salida montañera en una salida de “trail running”!

Eso nos hizo recordar que hace justo 4 años, cuando muchos de estos pequeños apenas caminaban y el CAS estrenaba nuestra “pequeña” sección, también elegimos Bajopeñas. Aquel día nos dividimos en dos grupos, algunos llegamos hasta la ermita de San Antón y otros, los más avezados y con piernas “un poco” más largas, llegaban hasta la Espelunga. ¡Ayer esos mismos peques y otros recorrían 6 km sin pestañear!

Después de dejar Oncins y almorzar magdalenas de Boltaña recién hechas, tocaba volver. Al pasar por debajo de las paredes de la Peña Montañesa y ver el macizo del Perdido nevado, varios de estos pequeños ya planeaban el ascenso a esas montañas de casa que vemos casi cada día. Eso es motivación. ¡Y cómo nos gusta! Así que parece que toca empezar a pensar en que, más pronto que tarde, habrá que proponerles” grandes objetivos”.

Pero mientras tanto, seguiremos reuniéndonos en familia, para alimentar el gusto por el monte en estos pequeños que, además, va acompañado del gusto por compartir tiempo, experiencias y saberes con otros, descubrir todas las curiosidades que nos brinda el camino: las montañas, los líquenes, los escarabajos, las plantas, las aves y los chistes del cole, también por conocer a nuevos amigos y trabajar en equipo para que todos en el grupo consigamos disfrutar y llegar al objetivo.

Y como casi siempre tuvimos la suerte de que la meteo nos acompañara y nos dejase disfrutar, no sólo de todo el recorrido, sino de un rato estupendo a la vuelta comiendo en Torrelisa y jugando como locos en el prado. Como os decíamos, estos chicos y chicas están fuertísimos!

En breves os propondremos una nueva actividad, así que estad atentos y ¡no perdáis la oportunidad de acompañarnos!

Hasta la próxima salida.