POR FIN REALIZAMOS LA ASCENSIÓN AL LARDANA (POSETS) 3.375 METROS, DESDE EL REFUGIO DE BIADÓS (1.760 M.). 29 DE AGOSTO. SÁBADO

Foto de grupo/familia en nuestra salida cerca del refugio, con la cima del Posets de fondo. Isabel

En el pasado año tuvimos que suspender y esta vez fuimos 28 los montañer@s que al final nos atrevimos con esta exigente subida al Lardana, y algunos más valientes (18) aún se atrevieron con la vuelta circular bajando por el itinerario de la subida desde el refugio del Ángel Orús hacia el collado del Diente, para llegar al ibón de Lardana y coger aquí la variante del GR11.2 hasta el refugio de Biadós.

Tomando el primer desvío hacia Posets, antes de bajar al Cinqueta de Añes Cruces.


Antes de empezar con la crónica de lo acaecido, quiero manifestar la satisfacción de nuestros clubes CAS y Nabaín por la buena acogida y participación en esta salida montañera, especialmente la de los más jóvenes como Aurora, con 13 años, que vino con su padre, y el resto de gente joven, que al fin y al cabo son los que tendrán que “tirar del carro” en el futuro; creo que estuvimos de todas las decenas, entra la de los 10 y la de los 70 años (nuestro “reconocido” Jesús Mustienes de Gistaín, que cada día está más fuerte, especialmente en las bajadas que lo hace casi como los sarrios). No pudo acompañarnos al final nuestro amigo José Puyalto de Charo por unas anginas, que también tenía muchas ganas, al que recordamos.

Nuestra "borda" para dormir.


A eso de las 8 de la tarde del viernes 28 fuimos llegando a Biadós la mayoría de los previamente apuntados, con tiempo suficiente para organizar nuestras mochilas y espacios para dormir (dieciseis en una habitación y otros tres en otra de una caseta que hay junto al refugio), para poco después pasar a cenar; aquí la primera sorpresa agradable del día con unas setas recogidas por la tarde por Enrique y limpiadas y trabajadas por Somo y Aurora, que junto al buen menú y el “caldo” de Ejea de los Caballeros del refugio, hicieron que tuviéramos una cena deliciosa. Salimos después al exterior a disfrutar de una muy buena temperatura y de la luna llena existente, que permitía ver con bastante claridad la cima de nuestro objetivo del día siguiente. Poco después recibimos a nuestro valenciano “Chevi” y nos fuimos todos a dormir.

Parece que hay buen apetito para la cena.

 

Los "níscalos" recolectados por Enrique, "buenísimos". Pablo Capdevila.

 

Cambiando impresiones antes de irnos a dormir. Isabel Nerín.

 

La noche con luna llena fue preciosa.


A las 6 de la mañana del sábado sonaba un despertador y poco a poco nos íbamos poniendo todos en marcha para desayunar un ratito después y esperar le llegada de los que iban a venir directamente el mismo sábado, Alberto Bosque de Plan, nuestro guía de la jornada (muchas gracias Alberto), Jesús Mustienes de Gistaín, Sandra y Dani desde Aínsa, Julián desde Boltaña y Daniel Quero y Jesús, desde El Plano.

El amanecer en Biadós, antes de juntarnos todos.


Efectuados los saludos, foto de familia, y presentaciones correspondientes, a eso de las 7h 23´iniciamos la jornada montañera, descendiendo a los 5 o 10´al río Cinqueta para cruzarlo por bonito puente (que rabia da, a mí por lo menos, el tener que descender esos 20 o 30 metros hasta el río con el tajo de ascensión que queda para luego), y coger muy poco después en el desvío de caminos, a nuestra izquierda, el itinerario hacia Posets. Entre verdosos y muy bonitos prados, y también entre vacas y terneros, vamos ascendiendo para llegar a la cabaña y bosque de Clot, en donde nos reagrupamos por vez primera.

Cruzando el puente sobre el Cinqueta de Añes Cruces.

 

Subiendo entre prados y pinos, y las muchas vacas que no aparecen en la foto.

 

La bien conservada cabaña de Clot.


Proseguimos nuestra ascensión para dejar la zona de prados y herbosa final e introducirnos de lleno en el macizo y por debajo de las paredes de los Espadas. Con hora y media de caminata paramos a reponer fuerzas, y así poder encarar un tramo muy vertical (necesario el apoyo de manos) con algún desprendimiento de piedra. Nuestro gran José Ramón, que ya de por sí no estaba muy animado para efectuar esta ascensión, decide no continuar con el grupo y volver de regreso y con mucha tranquilidad al refugio.

Paradeta para reponer fuerzas.


Superado este citado paso y después de otro rato de ascender sin parar, llegamos a la base del glaciar del Posets (2.900 metros), en total regresión, como el resto de glaciares de nuestro Pirineo.

Lo que queda del glaciar.

Continuamos ascendiendo por su parte izquierda para llegar por fin al collado (3.200 metros) que separa los valles de Benasque y Chistau. Una gran parte del esfuerzo ya está realizado y aquí, para evitar el riesgo de la caída de piedras, decidimos hacer tres grupos hasta llegar al principio de la cresta (3.350 metros) y posterior paso de la misma en unos 10/15´y con mucho cuidado hasta llegar a la cima del Lardana (Posets) 3.375 metros.

Parte del grupo en el collado divisoria valles de Chistau y Benasque.

 

Ya en la cresta con la cima del Posets al fondo.

 

Foto de grupo en la cima del Lardana (Posets).


La climatología ha sido inmejorable en toda la jornada, sin frío ni mucho calor, lo que nos ha permitido estar en la cima “en manga corta” y durante un buen rato, y disfrutar de las impresionantes vistas hacia las cimas más altas de nuestro Pirineo y pre-Pirineo, y también a hacernos la foto de familia y recuerdo, como no podía ser de otra forma, así como a reponer las fuerzas gastadas con un buen bocata y trago de vino en bota.

Preparando el regreso, con los Espadas de fondo. JML


Un grupito reducido de 9 personas hemos iniciado el descenso hacia Biadós por el mismo itinerario de la ascensión, y los otros dieciocho aún se atrevieron a bajar al collado del Diente, Forau de la Neu e ibón de Lardana, para tomar aquí la variante 2 del camino GR11 que va desde el refugio de Ángel Orús, ascendiendo hasta el collado de la Forqueta y bajar a continuación hasta el de Biadós. Cuatro componentes de este último grupo aún se atrevieron con los tresmiles del Pico Forau de la Neu y los dos Forquetas.

El glaciar de nuevo en el camino de bajada.


Seguidamente el relato de Juan Félix, uno de los componentes de este grupo:


“Sobre las 13:10, salimos de la cima los dieciocho componentes del gran grupo que decidimos volver al refugio por el collado de la Forqueta; para ello, bajamos en dirección a la canal fonda y al llegar al pie del Diente de Llardana, tomamos dirección derecha, por el collado del Diente.

El descenso muy cerca del Diente de Llardana. Isabel Nerín


Después de una fuerte pendiente de piedra suelta, llegamos a un valle entre el Diente de Llardana y el Forao de la Neu, paralelo a la canal fonda, continuamos rectos hasta vislumbrar el ibón de llardaneta, dónde enlazamos con el GR-11 y repusimos fuerzas y algún remojón de pies en el ibón.

El grupo de los 14, con el ibón de Llardaneta de fondo. Isabel Nerín.

 

Ibón de Llardaneta. Juan Félix.

 

Las cristalinas aguas del ibón. Pablo Capdevila.


Rodeamos, según llegamos al ibón, por la derecha, siguiendo por GR-11.2 hasta el collado de la Forqueta después de unos 200 m de desnivel positivo desde el ibón; desde aquí ya el camino es todo GR-11, hasta el refugio de Biadós y conocido por la mayoría.

Los doscientos metros de subida hasta el collado de la Forqueta, al fondo. Juan Félix.

 

Biadós con sus bordas viniendo por el GR11.2. Isabel Nerín


Kuki, Javier, Julián y Somo y su perro Bicho, subieron al pico del Forao de la Neu y casi sin perder altura se dirigieron al collado de la Forqueta para hacer las Forquetas y más tarde enlazar con el resto. Llegamos al refugio aproximadamente a las 17:30, diez horas después de la partida. El desnivel total fue de 1.920 m y aproximadamente 18 km.
Juan Félix”

Una vez agrupados todos en el refugio (algunos aún aprovecharon a coger alguna seta por el camino de regreso), cumplimos con el pago de la pernocta, nos tomamos el “refrigerio” que cada uno quiso, con otras fotos de recuerdo, en las que ya no aparecen Dani Quero y Jesús que se habían marchado ya.

Foto de despedida de la jornada montañera, con el Posets de fondo. Se habían ido Daniel Quero y Jesús.


Datos de la jornada:


Grupo de subida y descenso por el mismo sitio:
Desniveles: positivo 1.600 y acumulado 1.700 metros. (4,30-5 horas subir – 3,30-4 de bajar)


Grupo de la vuelta circular:
Desniveles: positivo 1.600 y acumulado 1.900 metros (4,30-5 horas de bajar)


Grupo vuelta circular y tresmiles:
Desniveles: positivo 1.600 y acumulado 2.250 metros (5-5,30 horas de bajar)


José María Lafuerza


Enlace a todas las fotos de JML:

https://plus.google.com/photos/114184705549335176665/albums/6188893427093027361