Realizada la salida conjunta del CAS, CER de Graus y Club Nabaín. Travesía Barbaruens (Ribagorza) a Plan (Sobrarbe). Domingo 7 Octubre

Un año más, y ya es tradición, el Centro Excursionista de la Ribagorza, el Club de Montaña Nabaín y el Club Atlético Sobrarbe se juntaron para recorrer viejos caminos que unen las Comarcas de Ribagorza y Sobrarbe. Una jornada senderista, de descubrimiento de paisajes  y de convivencia entre Clubs.

En esta ocasión, el pasado domingo 7 de Octubre, se realizó la ruta desde Barbaruens a Plan. Precioso recorrido, de gran valor natural, repleto de historia y de elementos del paisaje humano tradicional pirenaico.

Detalle de una de las casas de Barbaruens. Manolo Hernández.

Así pues, poco antes de las nueve de la mañana, 60 participantes comenzaron la caminata en la pequeña y aislada localidad ribagorzana de Barbaruens que posee una coqueta iglesia conservada con mimo por sus habitantes. Primer tramo en descenso para alcanzar el Puen de Saca que cruza el río Aigüeta de Barbaruéns. Un espectacular curso de agua que da forma y nombre a un valle de frondosos bosques y junto al cual discurre el camino. Un suave recorrido por amplio sendero que en tiempos no muy lejanos sirvió para sacar con vehículos la valiosa madera del valle y que pasa junto a la “fábrica”, antigua serrería.

Progresando por frondoso bosque, junto al río

 

Bonita cascada en el camino sobre la Aigüeta de Barbaruens.

Tras varios kilómetros remontando el río y de nuevo vadearlo, una serie de lazadas del camino en fuerte pendiente conducen a nuestra primera parada: La ermita de la Virgen de la Plana, ubicada en una gran pradera, desde donde contemplar la Sierra de Chía y las cumbres de Cotiella. Ermita de grandes dimensiones de nueva construcción, perteneciente al municipio de Plan y que se levantó sobre los escasos restos de la vieja ermita de la que los más mayores hablaban. Aquí Lurdes y Jaime del C.A.S. nos sorprendieron con una mesa repleta de la famosa torta de Plan y vino. Aprovechamos para almorzar y descansar.

Lurdes y Jaime, con los restos de la sorpresa, ¡y ya sin torta¡

 

Reponiendo fuerzas junto a ermita.

 

Otra foto de familia del grupo. José María Lafuerza

 

Interior de la muy bonita ermita de la Virgen de la Plana.

Un tramo de tres kilómetros de pista forestal nos llevó al Collado de la Cruz (1.720 m), el punto más alto de la jornada. Divisoria entre las aguas del Ésera y el Cinqueta y desde donde nos asomamos al Valle de Chistau. Por camino descendemos el barranco de la Cruz y desembocamos a la pista forestal al Collado de Sahún. Desde aquí un grupo decidió bajar directamente a Plan por dicha pista y sus atajos. La otra mitad seguimos con el plan previsto.

En el collado, para iniciar el descenso.

Remontando por la pista 500 metros tomamos a la izquierda un ramal en descenso en la zona conocida como Arbas. Bonita y poco frecuentada ruta que desciende por el pinar de Lasimierre hasta el barranco del mismo nombre, ya en el término de San Juan de Plan. Hay que cruzar el barranco y no es fácil, pues las últimas riadas han destruido el camino en este punto. Tras hacerlo se toma el camino que nos conduce en descenso a la ermita de San Mamés. Interesante lugar formado por un conjunto de bordas, cabañas, los restos del antiguo eremitorio bajo la roca y la ermita con vivienda adosada. Esta ermita y su vivienda están asentadas sobre una gran losa de roca que se convierte en estupendo balcón-mirador del valle.

Culminando el último trozo de bajada más dificultosa.

 

El grupo en la ermita de San Mamés.

 

Foto grupal junto a ermita de San Mamés.

Continuamos en descenso por camino y pronto pasamos por la “Planeta de la Falla”, lugar donde se celebra la tradicional noche de San Juan. Desde aquí parte el descenso nocturno de las teas encendidas hasta San Juan. Hicimos pues el mismo recorrido hasta alcanzar dicha localidad por antiguo y empedrado camino, junto numerosas bordas y fincas de labor.

Planeta de la falla, con San Juan de Plan al fondo.

Una vez en San Juan de Plan, un kilómetro escaso junto al río nos separa de la parada final en Plan. Ya lo dice el refrán: “De Plan a San Juan... las gallinas van”.

Tras 20 kilómetros de recorrido, más de 700 metros de desnivel positivo y negativo y unas 6 horas y cuarto de duración, una suculenta comida nos esperaba en Casa Ruché (todo un clásico).

Despedida y partida de autobuses con el firme propósito de continuar con esta bonita tradición que pone el acento en la amistad entre las personas y los pueblos.

Alberto Bosque.

Enlace a las fotos de Manolo Hernández:

https://photos.google.com/share/AF1QipPHsPreOpcAnECzaTpuylUk3oXyIgztn-G9q66ESgNYppqNNsT9RwgRcjDD9xQ_3w?key=b2c1QmVueTJwMmJocEpGUk5hZ1JuQXNyWDZCT21B

Idem, de José María Lafuerza:

https://photos.app.goo.gl/GFV3Fjpgv42YEZ9o6

Idem, a las de Carlos Bravo y CER de Graus en sus facebook:

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10210254591239639&set=pcb.10210254600639874&type=3&theater

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10210254636760777&set=pcb.10210254707242539&type=3&theater