REALIZADA LA TRAVESÍA PUERTOS DE SALCORZ Y TRINGONIERO. SÁBADO 22 DE SEPTIEMBRE

Foto de grupo en la salida. J.M.L.

Por mi parte solamente decir que esta travesía se gestó el 1 de octubre del pasado año 2011 al realizar la vuelta circular por las minas de Liena y el camino de las Pardas, para terminar el recorrido que hacía el mineral extraído en Liena hasta la frontera con Francia por el puerto de Salcorz.

Vagoneta colgada en las minas de Liena. Excursión del 1 de octubre 2011

“El puerto transfronterizo de Salcorz o Port de Hechempy (también denominado en Bielsa como “del Burro” por su silueta de albarda invertida) comunica el valle de Bielsa con el francés de Moudang y en el pasado fue vía de comunicación entre los dos países vecinos. A principios del siglo XX se utilizó como paso para el transporte de la galena argentífera (plomo y plata) que se extraía en el valle de Parzán y que era transportada mediante cable aéreo desde el Hospital de Parzán.
Un poco más al este se encuentra otro paso transfronterizo, el puerto de Trigoniero o Port de Moudang que también fue un nexo de comunicación e intercambio de mercancías entre los valles de Bielsa y Moudang, además de un renombrado paso utilizado para el contrabando tras la guerra civil española”.
Y para el día 22 de septiembre de 2012 los clubes de montaña CAS y Nabain organizamos una excursión en forma de travesía: ascensión al puerto de Salcorz por la PR-HU-181, travesía por territorio francés hasta el puerto de Trigoniero y descenso por la PR-HU-180 hasta la antigua aduana.
Partimos de nuestra localidades a las 7,30 horas de la mañana hasta el punto de partida, situado en la carretera A-138, un kilómetro antes del túnel internacional Bielsa-Aragnouet, concretamente al final de un túnel de protección de aludes donde hay una pequeña explanada para 10-12 coches.
A las 8,30 horas comenzamos la marcha junto al panel indicativo que marca el inicio de la ruta. El sendero transcurre en su primer tramo entre pino negro, con fuerte desnivel y en una hora aproximadamente nos deja en una pradera donde se ubica una pequeña caseta denominada del Cubillar d’Abaixo. Estamos en la cota 2.030 m. y ya ha desaparecido el arbolado. En este tramo hay varios desvíos a la derecha que debemos desechar ya que llevan a las cascadas que forma el barranco y que en invierno utilizan los escaladores en hielo. Continuando a la derecha se cruza el barranco y se asciende por un sendero en zigzag tapizado por rododendros, que se dirige a la base de un paredón rocoso. Una vez bajo el resalte lo superamos por la izquierda y ascendemos en busca de una amplia cubeta denominada el Cubillar d’Alto. Sin bajar a la hondonada, se gira a la derecha rodeando un montículo y se asciende de nuevo, cruzando varias veces un arroyo, hasta superar un escarpe rocoso por la derecha, tras el cual se llega a una amplia llanura en la que debemos girar a la izquierda para alcanzar el Ibón de Salcorz.

En pleno ascenso hacia ibón y puerto de Salcorz

Ibón de Salcorz 

Estamos en la cota 2.280 m. y contemplamos  espléndidas vistas de los valles de origen glaciar de Barrosa y de la Pinarra, de los puertos Viejo y de la Forqueta y de los picos de Ruego, Robiñera y La Munia entre otros. Seguimos por la izquierda del ibón cruzando su desagüe y vamos ganando altura en diagonal por ladera de tasca hasta alcanzar una zona de pedriza.
Unos últimos y amplios zigzags labrados en la tasca nos llevarán al estrecho pasillo que define el Puerto de Salcorz (2.470 m.) en el que aún se conserva la base de una de las pilonas utilizadas en el transporte de mineral. Se puede disfrutar de privilegiadas panorámicas del Valle de Parzán y del Valle de Moudang. Llegamos entre las 11 y las 11,30 horas.

Almorzando en el lado francés del puerto de Salcorz

Restos de instalaciones para el transporte del mineral en la vertiente francesa del puerto

Bordas de Moudang en Francia

Grupo en el puerto de Salcorz. Josan Juste 

Después de almorzar y descansar un poco continuamos la marcha por la cresta fronteriza de nuestra derecha. En este tramo debemos superar un resalte de roca descompuesta y es el único punto del día en el que hay que utilizar el apoyo de las manos. En unos quince minutos llegamos al lomo pedregoso que baja del pico de Salcorz pero nosotros continuamos a la izquierda por senda estrecha pero evidente que se introduce en territorio francés. La senda discurre bajo las paredes del pico Salcorz, superando torrenteras, con continuas subidas y bajadas pero que sin ninguna dificultad nos lleva hasta el Puerto de Trigoniero (2.495 m.). Llegamos entre las 13 y las 13,30 horas. Aquí un grupo de cinco compañeros se animan a ascender al pico del Ibonet (2.868 m.) por la cresta pedregosa que se inicia a la izquierda y el resto comenzamos el descenso del barranco de Trigoniero que poco a poco se va encajonando, alternando fuertes pendientes con terrazas de tasca donde se dibujan pequeños meandros.
 
En la cima del pico Ibonet (2.869 metros). ENHORABUENA montañeros. Foto Enrique Navarro

Puerto de Tringoniero o Moudang, desde cima Ibonet

Ibón Tringoniero desde el Ibonet

En vertiente francesa, muy cerca ya del puerto de Tringoniero

Grupo un poco reducido en el puerto de Tringoniero. Josan Juste

Bonito ejemplar de sarrio hembra "embarazada"

En una hora desembocamos en la amplia llanura denominada Plana del Cabo (1.990 m.), en cuya cabecera está el Refugio de Trigoniero, y donde paramos para comer y hacer tiempo a que llegaran los compañeros que se fueron al pico del Ibonet. Al cabo de una hora los vimos aparecer en lo alto de las paredes que forman la cubeta del ibón de Trigoniero por lo que iniciamos el descenso del último tramo del barranco de Trigoniero. Para ello hay que cruzar toda la llanura de la Plana del Cabo hasta el desagüe del barranco y cruzar por una pasarela metálica a la margen derecha que ya no abandonaremos hasta el final. El sendero trascurre por un bosque mixto y alterna desniveles con tramos casi llanos, atraviesa pequeños torrentes de agua, pasa por varias puertas para el ganado y la presencia y sonido del agua es continua en todo el recorrido con cantidad de cascadas. Entre las 17 y las 17,30 horas fuimos llegando todos los participantes a la antigua aduana, donde habíamos dejado dos coches para ir a recoger el resto al punto de partida de la mañana

Comiendo y descansando en el refugio de el Cabo (Tringoniero)

Descendiendo del refugio por el barranco Tringoniero

Precioso rincón en el camino de descenso, del Tringoniero

La jornada ha durado 9 horas con un desnivel acumulado de unos 1.200 m. para los que realizamos la travesía y de unos 1.600 m. para los que hicieron el pico del Ibonet.

La mayoría de los participantes no conocía estos valles y el día ha sido muy bueno tanto por el clima como por la comodidad del recorrido y de los paisajes admirados, lo que nos ha permitido disfrutar de una excelente jornada de montaña y especialmente a dos jóvenes barcelonesas, María y Montse, invitadas por Eva Guerrero y que no conocían nuestro Pirineo.
Y aunque la jornada ha resultado excelente, “psicológicamente” se nos ha hecho “muy larga” ya que la hemos comenzado en “verano” (22.09.2012 a las 7,30 horas) y la hemos terminado en “otoño” (22.09.2012 a las 17,30 horas).
 
José Ramón Monclús