RECORRIMOS EL VALLE DE LA GARCIPOLLERA. 22 DE FEBRERO. SÁBADO

Foto de familia en la salida, con Villanovilla al fondo. JML

Desde Castiello de Jaca (921 m.) se abre un pequeño valle transversal surcado por el río Ijuez. Se llama la Garcipollera y es tan discreto y recogido que suele pasar desapercibido. A mediados del pasado siglo el Estado procedió a su expropiación para reforestarlo y evitar así la colmatación del vaso del embalse de Yesa. Los habitantes de Bescós, Yosa, Bergosa, Acín, Larrosa y Villanovilla tuvieron que buscar otro lugar para vivir y el valle se llenó de silencios y ausencias.

Villanovilla (1.045 m.) es el único pueblo que nunca quedó abandonado del todo y ahora ha sido cuidadosamente rehabilitado. Vuelve a tener las hechuras de un pueblo pirenaico de piedra y pizarra; el único en todo el valle. Hay un albergue y un restaurante dentro del pueblo. El valle se encuentra coronado por la ermita de Santa María de Iguácel, una de las joyas del románico aragonés levantada en 1072.

 

Y hoy día 22 de febrero de 2014 los clubes CAS y Nabain hemos programado una visita al valle partiendo de Villanovilla para pasar por Acin, Larrosa y la citada ermita de Santa María de Iguacel con regreso de nuevo a Villanovilla. La participación ha sido de 31 personas, quizás la más numerosa de las últimas salidas si exceptuamos la Peña Montañesa.

Comenzamos a andar a las 10 horas, un poco antes de llegar al pueblo por la pista que se inicia a la izquierda y que recorre el valle hasta la ermita. Sube de forma muy suave y en apenas 2 kms. llegamos al núcleo de Acín de la Garcipollera (1.026 m.). Desde la pista se ve su Iglesia, que mantiene su estructura en pie a duras penas.

El camino prosigue cruzando el río Ijuez por una pasarela de cemento. Cuando el cauce baja muy fuerte el agua pasa por encima de la pasarela, así que precaución tras fuertes lluvias. Hoy hemos tenido que pasar fuera de la pasarela saltando entre las piedras del cauce.

Ya en la otra margen, nos cruzaremos enseguida con una barranquera, conocida como barranco de Forraz. Para cruzarlo también hemos tenido que saltar entre piedras. Junto al cauce, a la derecha, unos hitos nos indican el comienzo de una senda que sube paralela al cauce, y remonta unos 150 metros de desnivel, por un frondoso bosque hasta llegar al pueblo de Larrosa (1.153m.).

El pueblo impresiona. Muchas casas, la mayoría derruidas, pero conservan sus fachadas o incluso sus balcones. En el centro del pueblo sale una pista secundaria que asciende en dirección norte y se interna en el barranco del Monde. Allí se une con el sendero GR-15, que une Acumuer con la ermita de Santa Maria de Iguacel. Siguiendo por la cómoda pista por donde discurre el GR, nos juntaríamos de nuevo con la pista principal después de recorrer 2,2 kms.

En este tramo hay que decir que los hitos del barranco de Forraz no son muy evidentes y como no los hemos visto hemos seguido por la pista principal hasta encontrar la secundaria que lleva a Larrosa. En el pueblo nos hemos encontrado con dos compañeros que si han cogido bien la senda y como han comprobado que el camino es más corto hemos descendido por la senda hasta el barranco para volver a retomar otra vez la pista principal haciendo un “bucle”.

Desde este cruce solo nos quedan 1,2 kms. para alcanzar el punto culminante de la excursión: la ermita de Santa Maria de Iguacel (1.195 m.).

La ermita es grande y vistosa, muy cuidada, al menos el exterior. Suele estar cerrada y abre en días puntuales de romería y en verano desde el 15 de julio y hasta el 31 de agosto de 10,30 a 18,30 h. Se encuentra en un enclave privilegiado, con las cumbres nevadas de Bacun (2.195 m.) y la Leta (2.123 m.) al norte que cierran el valle, en una pradera que invita a tumbarse (no en estas fechas) y rodeada con varios merenderos. Se trata de un edificio de planta rectangular, de única nave, de gran altura, cerrada con una techumbre de madera a dos aguas. La cabecera está formada por un corto presbiterio cubierto por una bóveda de cañón que termina en un ábside cerrado por una bóveda de horno. La nave se abre en tres puertas: la frontal, al Oeste, una lateral en el muro Sur y una al Norte que da acceso a la torre cuadrangular. En la portada hallamos una inscripción, escrita en la remodelación de 1072, en latín, en la que se puede leer:

“Esta es la puerta del Señor por donde entran los fieles en la casa del señor, que es la iglesia fundada en honor de Santa María. Ha sido fabricada por mandato del conde Sancho junto con su esposa Urraca. Ha sido terminada en la era 1110 (1072 en nuestro calendario actual), reinando Sancho Ramírez en Aragón, el cual ofreció por su alma en honor a Santa María la villa llamada Larrosa, para que le dé el Señor la vida eterna, amén. El escritor de estas letras se llama Aznar y el maestro de las pinturas se llama Galindo Garcés”.

Realizadas las fotografías reglamentarias hemos iniciado el regreso. Un pequeño grupo por el mismo camino de la ida y un grupo más numeroso siguiendo las marcas del GR-15 que llevan a Castiello de Jaca situadas unos 200 metros por debajo de la ermita. La idea era ascender unos 200 metros de desnivel por un bonito bosque hasta alcanzar una pista forestal (1.400 m.) y luego tomar una senda en descenso hasta Bescós siguiendo el curso del barranco Vadiello, por un pequeño valle paralelo al del río Ijuez. Pero al llegar a la pista la hemos encontrada cubierta de nieve y no ha habido forma de ver ningún desvío que nos llevará al barranco, por lo que hemos continuado descendiendo por ella hasta alcanzar de nuevo la pista principal a unos 500 metros por debajo de la ermita, con lo cual hemos realizado el segundo “bucle” de la jornada, pero esta vez más largo. Sobre las 16,30 horas hemos llegado al punto de salida.

La distancia recorrida (“bucles” incluidos) habrá sido de unos 18 kms. El tiempo total de la excursión ha sido de 6,30 horas, incluidas paradas en los pueblos y ermita. Y el desnivel acumulado en ascenso habrá sido de unos 550/600 metros.

José Ramón Monclús.

Enlace a las fotos de Gernot Wolf en Picasa:
https://picasaweb.google.com/115555058986177501367/20140222Garcipollera?authkey=Gv1sRgCI-v1KKhp_HVRQ&feat=email

Idem, a las de Javier Canicer:

https://plus.google.com/photos/106086681884713509415/albums/5984003083769484833

Los de Huesca y Zaragoza nos encontramos con Oscar Ballarín y sus amigos, a las 8 de la mañana.

 

Villanovilla desde inicio pista. JML.

 

Iglesia románica de Acín de la Garcipollera. Gernot.

 

José Luis prefirió descalzarse. Gernot.

 

Pasando el Ijuez entre piedras. Minerva.

 

José Ramón dirigiendo el paso del río. Gernot.

 

Lo que queda de Larrosa desde la pista.JML

 

Iglesia románica de Larrosa. JML

 

Saliendo de Larrosa, por senda. JML

 

Minerva y Esther, "cazadas" por el fotógrafo. Gernot.

 

Preciosa ermita de Santa María de Iguacel. JML

 

Foto de familia en el pórtico de la ermita.

 

Intentando localizar el camino. Gernot.

 

Algunos aún pararon en Castiello a terminar la jornada. Gernot