SÁBADO 20 DE AGOSTO 2011. ASCENSIÓN AL PICO PERDIGUERO (3.221 metros)

foto de grupo en la cima del Perdiguero

El pasado sábado día 20 se celebró la salida conjunta de nuestro club y el Nabaín, la ascensión al pico Perdiguero en el valle de Benasque. Por motivos familiares no pudo estar la presidenta del CAS y coorganizadora de esta salida, así como tampoco otros habituales de nuestro club que por diversas circunstancias tampoco pudieron participar, por lo que fue Ismael Pelegrín el único representante del CAS que al final se animó a efectuar la ascensión.

Aprovecho a felicitar a los montañeros del club Nabaín que se animaron a madrugar a pesar de coincidir con el fin de semana de las fiestas de Boltaña.Tampoco pudo estar con el grupo José Ramón Monclus del Nabaín por asuntos familiares al igual que Chus.

Seguidamente crónicas de lo acaecido en la ascensión de Ismael Pelegrín y de Juan Félix, y fotos de Enrique Navarro:

A las 5:30 h y en el lugar habitual, quedamos con los compañeros del club Nabaín de Boltaña, que a pesar de estar en fiestas, se han animado a darse este madrugón y disfrutar de un bonito día de montaña.

Nos desplazamos hasta el valle de Benasque, concretamente hasta casi el final de la carretera de Benasque a los Llanos del Hospital , y después de reunirnos con otros dos compañeros(en total somos 12), y hacia las 7:15 horas emprendemos la marcha por el valle de Remuñé, marcado por señales al borde de la citada carretera. Nos encontramos en este punto algo por encima de los 1.800 metros.
 
Desde el primer momento el bonito paisaje nos acompaña en nuestra caminata, siempre acompañados de un revoltoso arroyo que remontamos por la derecha. El camino de momento no se muestra muy exigente, pero ya comenzamos a intuir las que serán nuestras acompañantes inseparables en toda la jornada, ¡las piedras¡.
 
Después de algo más de hora y media de caminata hacemos un pequeño descanso para reponer fuerzas y posteriormente retomamos el camino, (ya el calor del sol va haciéndose notar), hasta alcanzar el Collado de Remuñé, desde el cual ya podemos ver el precioso Ibón de Literola y el nuestro destino principal: el Pico Perdiguero.
 
Desde el collado descendemos hasta el Ibón, donde volvemos a parar un rato para reponer fuerzas, aprovechando para contemplar el bonito paraje y mentalizarnos para el último y más difícil tramo de nuestra ascensión.
 
Sobre las 10:50 horas y con el sol apretando de lo lindo, comenzamos la ascensión final por un auténtico caos de bloques de rocas, sin camino evidente, y que cada uno intenta superar como puede según sus fuerzas y su habilidad para caminar por este duro terreno. Finalmente, sobre las 12 del mediodía conseguimos hacer cima a 3.221 metros, para alegría y regocijo de todos. Desde aquí se divisa una magnifica panorámica de varios de los picos más altos e imponentes del Pirineo: el Aneto, Posets…
 
Después de la merecida comida y de las fotos de rigor, nuestro guía Enrique nos propone continuar descendiendo por la cresta que nos conduce hasta otros  ”tresmiles” vecinos: la Tuca de Literola, la Aguja, el Pico Royo… Aunque no ofrece demasiada dificultad, si hemos de poner todos nuestros sentidos, ya que a veces hay tramos un poco aéreos y las fuerzas van flaqueando.
 
Una vez en el collado del último de estos picos, emprendemos la bajada en dirección al Ibón de Literola, aunque sin llegar a perder totalmente altura. Junto a un arroyo, todavía cubierto en buena parte por la nieve, nos tomamos un pequeño descanso, antes de comenzar el camino de vuelta que nos conducirá al Collado de Literola.
 
Desde aquí, y remontando nuestros pasos, comenzamos un descenso por el valle de Remuñé que se hace ya muy largo, debido la cansancio acumulado del día y lo incómodo del terreno. Así, poco antes de las 18:00 horas, y después de casi 11 horas desde que comenzamos nuestra jornada, finalizamos en el mismo lugar donde comenzamos, cansados pero contentos por el fantástico día de montaña que habíamos podido disfrutar.
 
Ismael Pelegrin
 
"Doce fueron los valientes, sobre todo por el madrugón. En esta ocasión nuestros compañeros del C.A.S., sólo tuvieron un representante. De camino a Benasque, pensábamos en el buen día, climatológicamente hablando, que íbamos a tener, y muy posiblemente el calor que íbamos a pasar. Empezábamos a caminar a las 7:15 h., llegando al Portal de Remuñe a las 3 h de marcha. En el Ibón Blanco de Literola, hacíamos una segunda parada, antes de empezar la etapa más penosa del día, debido a la gran cantidad de bloques de piedra que hay en el camino. Se hacía cumbre en el Perdiguero aproximadamente a las 4 h 30 m de haber empezado la marcha, los tiempos vienen a ser medios, debido a que había distintas velocidades en el grupo. Después de reponer fuerzas y de hacer unas cuantas fotos, empezamos a hacer la cresta que conduce hasta el Collado inferior de Literola. En este trayecto, que algunos realizaron entero y otros a medias, nos encontramos con otras cuatro cumbres que pasan de los tres mil metros, Tuca de Literola, Pico Royo, Punta de Literola y Aguja de Literola. La cresta entera nos llevó aproximadamente 1h 15 m. Nos volvimos a reunir en el Ibón blanco, aquí repusimos de nuevo fuerzas y partimos hacia el Portal de Remuñe, al que llegamos en 20 m. Desde el Portal hasta los coches el tiempo aproximado fué de 2h 20 m, según velocidades. Ya de vuelta repusimos líquido con electrolitos en "El Pilar", Benasque, y para casa.
El día fué espectacular, hacia la mitad de la jornada el sol estuvo detrás de las nubes y el calor fue soportable. El tiempo total de la excursión, con paradas, estuvo aproximadamente en 11 horas".
 
Juan Félix

Fotos Enrique Navarro:

todo piedras

Ibón blanco de Literola

espectacular cresta

chorro de agua sobre el lago Portillón en la vertiente francesa

Ibón de Literola desde arriba