Sábado 29, Ascensión al "Puntón de Treserols" (Monte Perdido), por las escaleras

Las primeras 18 fotos son de Pablo Capdevila y las restantes y el enlace a los videos siguientes son de Jose Luis Bergua. Todo al finalizar la noticia

A continuación os dejo la crónica de Toño Puyuelo y más fotos de Picasa también de él:
Monte Perdido por las escaleras.

Emulando las hazañas realizadas por Ramond de Carbonnières y su grupo de guías acompañantes el 10 de agosto de 1802, una nutrida representación del Club Atlético Sobrarbe, conquistó con éxito la cima del macizo calcáreo el pasado sábado 29 de agosto. Igual que nuestros antecesores, el lomo sur o cresta meridional fue la ruta elegida, llamada también vía de las escaleras.
Para la mayor parte del grupo, todo empezaba en la gasolinera, muy pronto, con objeto de llegar a Nerín a las 7 h. y tomar desde allí el autobús de los montañeros hasta “cuello gordo”. Julián subió desde la pradera de Ordesa, mientras que José Luis, Luis, Severine y Pilar se encontraban ya en Góriz, después de haber hecho el día anterior el Soun de Ramond.
Un grupo de veinte necesitaba algo de gobierno y organización, por eso siguiendo las indicaciones de nuestra presidenta, la marcha requería un buen ritmo mantenido y evitar en lo posible paradas largas, de copiosos aprovisionamientos. Así se hizo, siguiendo sus sabios consejos, como no puede ser de otra manera.
La ascensión discurrió sin más problemas que los leves lanzamientos involuntarios de piedras, algo tan frecuente como peligroso, sobre todo en excursiones numerosas. Un terreno descompuesto, donde se suceden pedreras inclinadas con algunos peldaños de roca casi verticales, en los que había que dejar en la mochila los bastones y aplicarse coordinando pies y manos en fáciles escaladas de II y III grado. Son tres los peldaños a superar, después del primero de ellos se accede a la punta de las escaleras (3027 m.), un tresmil con personalidad de cima principal. Después, la siguiente barrera rocosa, se supera por una evidente canal sin demasiada dificultad. Pasada la cota 3200, se encuentra la tercera pared, la más larga y costosa, para llegar pronto a la cima sin más complicaciones. Una ascensión variada, entretenida, pero sobre todo directa, con la suerte de buen tiempo, buena visibilidad y un precioso paisaje de “mar de nubes” en la parte baja. ¡Un lujo de ascensión…!
La llegada a cima nos permitió entonar, sin demasiado éxito, el himno del CAS, todavía en proceso de elaboración, pero que seguro
muy pronto será un referente musical en Sobrarbe.
Alegría, fotos, vídeos, en un día magnífico de montaña, y ahora sí, almuerzo a discreción para todos antes de comenzar el regreso.
“La escupidera”, pero, ¿esto es la escupidera…?, pues si yo venía preparado para santiguarme…bahh …Una vez en Góriz, el grupo se disgregó. Hubo quienes hicieron la bajada corriendo, otros andando hasta Nerín, otros en el autobús de la seis y otros en el de las ocho. Éstos, tomamos con calma el regreso y tras un largo y merecido reposo en el refugio, emprendimos la vuelta con las últimas luces de la tarde, para disfrutar del siempre majestuoso valle de Ordesa a nuestros pies.
Felicitaciones a todos los participantes, por la armonía reinante, el ambiente distendido y el esfuerzo realizado. Una jornada inolvidable que nos anima a emprender otros retos futuros con el CAS.

Antonio Puyuelo

Fotos Toño Puyuelo