SÁBADO 31 DE MARZO. EFECTUADA TRAVESÍA COTEFABLO-PELOPIN-PILÓN-MONCHOYA-AYERBE DE BROTO-BROTO

Continuando con la programación de salidas para este año 2.012, ayer sábado 31 de marzo, nos juntamos 17 montañeros de nuestros clubes CAS y Nabaín para efectuar la travesía del túnel de Cotefablo (1.423 metros) hasta Ayerbe de Broto (1.150 metros) y Oto-Broto.
Foto de grupo en la salida. Josan Juste
 
Un poco antes de las nueve de la mañana y después de hacernos la tradicional foto de grupo, emprendemos la marcha en suave ascensión para llegar primero al collado de Cotefablo (1.601 metros), lugar que va a ser un anticipo de las preciosas vistas que vamos a tener durante toda la travesía.
Las cuatro "madames" de la excursión en el collado de Cotefablo (1.601 metros). Josan Juste
 
Proseguimos la subida, llegando en poco rato al cuello de Otal (1.894 metros). Aquí tendríamos también la opción de girar a nuestra derecha para llegar hasta la Erata, pero que dejamos para mejor ocasión pues todavía tenemos un buen rato para cumplir con nuestro objetivo del día, así que continuamos a nuestra izquierda y en dirección Este para llegar a la cima del Pelopin (2.007 metros) casi sin darnos cuenta en hora y media aproximadamente.
Descansamos un buen rato y nos alimentamos un poco, disfrutando de las impresionantes vistas hacia el norte, Peña Telera, Tendeñera, pico Otal, los Gabietos, Taillón, brecha Rolando, Treserols, tres Marías, etc. y mas al fondo Peña Montañesa y Cotiella, teniendo a “tiro piedra” y a nuestros pies el pueblo de Linás de Broto, y hacia el sur los pueblos de Escartín, también a nuestros pies, y un poco mas lejos Basarán, y  el pico Oturia, el tozal de Guara, sierra de Gabardiella, etc..

Los 17 montañeros en la cima del Pelopin
Linás de Broto desde la cima
Otra de grupo en el Pelopin
Buena traza de beber en bota. Foto Enrique Navarro
 
Dejamos la cima y descendemos un poco hasta el puerto de Yosa (1.920 metros), donde podemos ver también, a nuestra izquierda y no muy lejos el pueblo de Yosa de Broto, rodeado por numerosísimos bancales, y a nuestra derecha el de Otal, con su preciosa iglesia románico-lombarda, que no llega a apreciarse demasiado dada la distancia. Desde aquí nos toca subir un poco de nuevo para llegar al pico del Pilón (1.934 metros) con un impresionante “hito de piedras” como cima.
Foto de grupo en el Pilón. J.M. Lafuerza
junto al Pilón
Otal desde el puerto de Yosa
 
Continuamos por el cordal, siempre entre 1.900 y 2.000 metros y ya cerca del Monchoya (2.033 metros) nos encontramos con un grupo de caballos que, a pesar del otoño e invierno tan secos, aún encuentran algo que comer en el poco pastizal existente, llegando a su cima en hora y media o dos horas desde el Pelopin. Disfrutamos de las vistas panorámicas con las fotos de costumbre e iniciamos el descenso hacia Ayerbe de Broto, que ya vemos bastante a lo lejos.

Caballos pastando

Grupo en la cima del Monchoya. J.M. Lafuerza
Precioso ejemplar de caballo
 
El descenso se hace un poco penoso, pues el camino transcurre por una vieja pista y hay que ir sorteando las piedras como se puede, pero un par o tres miradores que hay en la bajada lo hacen más llevadero. A mitad de camino un grupito decide bajar directo a Ayerbe y al resto nos parece mas conveniente el seguir por el camino inicial. Pasamos una preciosa borda y poco mas abajo por otra bien conservada caseta de campo. En este trozo nos llaman la atención los restos de un incendio producido, que no llegó a más al hacer la pista de cortafuegos, pero que podría haber tenido muy negativas consecuencias.
Borda en el camino con F. Peleato y Monte Sueiro al fondo

J.R. Monclús en caseta pastoril muy bien conservada

En poco mas de una hora llegamos a Ayerbe de Broto (1.150 metros), en donde ya nos esperaban los componentes del grupito que decidieron bajar mas directos.

Comemos y descansamos un buen rato, y después de hacer alguna fotografía continuamos el descenso por camino PR en dirección a Oto. Un bien conservado camino de herradura, a ratos por sombra, que se agradece, que nos llevará poco después a la pista que también baja de Ayerbe de Broto a Oto y Broto. Aquí tenemos la suerte de que J.J. Berdún había contactado con su amigo Pascual Baster de Oto y en un par de viajes nos acercó con su “Land Rover” hasta las piscinas de Broto, además de agasajarnos con unos refrescos que supieron “a gloria bendita” dados el cansancio acumulado ya y el calor importante que ya hacía.

Comiendo y descansando protegidos del sol en Ayerbe de Broto

Foto de grupo junto a la Iglesia. J.M. Lafuerza

P. Baster al volante y Sandra en las alturas. Foto Enrique Navarro

Sandra, emulando las expediciones andinas o himalayistas. Enrique Navarro

Sobre 7 horas de duración total de la travesía (incluidas paradas), casi 900 metros de desnivel positivo acumulado y unos 1.200 de desnivel negativo también acumulado son los datos que Enrique tomó de su GPS.
Y que mejor manera de terminar la jornada que tomando unas cervezas y/o refrescos en Broto, para celebrar la bonita jornada montañera vivida y el que suscribe esta sencilla crónica hubiera cumplido años el día 19 pasado, por lo que para seguir la tradición el “pagano” estaba ya nombrado.

Celebrando el "buen rollo de la jornada"

Pico Mondarruego desde Broto. Programada ascensión para el  sábado 18 de agosto

José María Lafuerza

Precioso y completo reportaje fotográfico de Manolo Hernández: