SATISFACCIÓN ABSOLUTA CON LA REALIZACIÓN DE LA I KDD GR-15, ENTRE SARAVILLO Y BROTO. 12 Y 13 DE JULIO. SÁBADO Y DOMINGO

 

Foto de familia en el dolmen de Tella.

Buenos días; pasadas ya unas horas y todavía con los músculos entumecidos no puedo parar de dar vueltas a la extraordinaria experiencia que ha sido la KDD.

Creamos y creímos en una experiencia nueva, probar un nuevo concepto de correr por correr, sin la presión del crono, de los cortes de carrera y todo lo que supone la competición, la verdad que no sabíamos como iba a salir, si tendría aceptación, si correríamos solos, etc ,etc.. Pero nos era igual; apostamos por esta prueba y ahora ya con el reposo y la mente más relajada apostaría que a todos los que fuimos nos quedó un recuerdo de una experiencia única.

A las nueve de la mañana del sábado quedamos con un grupo de gente, que si bien los conocíamos de alguna carrera para todos era nuevo esto del concepto de la KDD. Después de las presentaciones de rigor, nos subimos a los coches que nos llevarían a Saravillo y allí empezó todo, en el trayecto de subida ya empezamos a contar batallitas y experiencias.

Llegamos al pueblo donde nos esperaba Alberto, que nos iba a hacer un poco de guía y tras la foto de rigor nos pusimos manos a la obra ( o mas bien pies )...

Al llegar al collado de San Miguel ya no parecíamos desconocidos, era mas una KDD de amigos con ganas de trotar un rato; fueron pasando millas; nos sorprendió el campo de fútbol de Saravillo, allí vimos que Alberto iba a ser un excelente guía... llegamos a Nabain y Lafortunada, allí empezaban las palabras mayores... la primera cuesta seria y soleada, no se hizo tan dura (al menos a mi),yo iba cerrando el grupo y cuando nos dimos cuenta ya estábamos en Tella, cuesta superada, teníamos el avituallamiento en el dolmen así que no paramos ni un momento.

Campo de fútbol de Saravillo.

 

Castillo Mayor de fondo.

Al llegar al dolmen nos esperaba José Luis, parecía que no había hambre pero como entró de bien todo lo que nos trajo, comer, foto de rigor, allí nos despedimos de Samuel que solo podía venir un rato pero aun así quiso venir y arrancamos; el trote se hacía muy llevadero y la marcha era bastante buena, sabíamos que ahora tocaba bajar un buen rato...nos esperaba Mirabal y sus pozas; la idea era bañarnos, pero la verdad que no hacia tanta calor... y empezamos a subir, ya era la tercera subida y parecía que no hacia tanta gracia, pero... ¿a que hemos venido si no? llegamos a Escuain, con parada obligatoria en la fuente y visita al punto de interpretación del quebrentahuesos, y ya nos dirigimos a cuello ratón, mas subida, y por fin hacemos el último repecho, desde allí ya vemos Sestrales y nos da ánimos para la bajada, sabemos que poco nos queda... y por fin Bestué, contentos, cansados. Se termino la primera etapa, allí nos recibe Enric con su sonrisa que no la dejo ni un momento en toda nuestra estancia muy atento y servicial.

En la fuente de Escuaín.

 

Cerca de Cuello Ratón y Castillo Mayor.

 

En Bestué.

Una ducha, paseo por el pueblo donde Alberto no para ni un segundo de hacernos de guía y la cena. Yo creo que nos vio con cara de hambrientos porque madre mía que cena nos preparó, después un rato de tertulia, mas batallitas, y a descansar que al día siguiente nos espera la etapa reina...

Empieza el segundo día y lo primero que nos encontramos es con la sonrisa de Enric (que debe comer el chaval, a esa hora y ya contento) almorzamos contundente ,sabíamos que el día iba a ser largo y por unanimidad decidimos esperar a salir hasta ver el encierro de San Fermin (creemos que nos cargara las pilas).

Empezamos el trote muy animados y cuando nos damos cuenta ya hemos pasado el cubilar de Sase y bajando para Añisclo , llegamos a San Urbez, fotos de rigor, explicaciones de Alberto y de Roberto, (gran conocedor de la zona) y empezamos otra subida, esta vez hacia Sercué llegamos con un ritmo muy alto, no parecíamos acusar nada el tute del día anterior (o sera por que sabíamos que en Nerin teníamos avituallamiento del bueno...) la cuestión que ...tira millas, que van pasando y antes de darnos cuenta ya estábamos desayunado...(me va gustando cada vez mas este concepto de trote...) al terminar, ya con las pilas y el estomago cargado volvemos al camino, así al fin del mundo...van pasando las zancadas por nuestros pies, pasamos Buisan y ya nos plantamos en Fanlo... Esto ya lo tenemos pensamos el grupo, el próximo Buesa y ya se acaba...

Hay amigos que error el nuestro, se nos hizo largo, pero largo ese tramo, tuvimos que tirar de todos los trucos que cada uno tiene en su cabeza para tirar, no por la dureza, no por el cansancio, la verdad que no lo sabemos, ese trozo es guapísimo y muy trotable pero... ahí estaba (algo así como una pájara colectiva). La cuestión es que por fin nos plantamos en el pueblo y ya se olía la meta, solo nos quedaban tres kilómetros y esto se acababa... empezamos la bajada y parecía gloria, bromas de la tercera etapa, que si al día siguiente mas, etc , etc...y por fin BROTO... allí nos reciben José Luis (la verdad es que el domingo nos acompañó casi todo el trayecto) y Esther, para remate final las cervezas de rigor , los brindis y la ultima tertulia (en el 27, el bar de Samuel, no podíamos irnos sin saludarlo) viaje de vuelta a Ainsa y allí si que si, ya se acercaba el final, nos despedimos de nuestra ¨familia¨ por dos días y al volver a casa es cuando te das cuenta de lo vivido, un ejemplo para que veáis que ha sido diferente. La mayoría eran de fuera del Sobrarbe, (Conchi y Pablo de Guadalajara los más lejanos) pues tal como iban llegando a casa nos lo decían en el grupo del whasapp. Eso no acostumbra a pasar en otras carreras... resumiendo:

La mejor manera de finalizar la KDD.

Una experiencia muy grata, un trocito mas del Pirineo en nuestros corazones, y una nueva familia inmensa con la que seguro haremos otras aventuras mas, y espero que la próxima KDD aumentemos la familia, GRACIAS, GRACIAS GRACIAS, al club C.A.S. por esta experiencia nueva...

hasta la próxima, salud y millas para todos.

Pep Gracia.


P.D. Perdonar que me deje algún rincón por describir pero es que fue tan grato todo que aunque no os lo creáis he hecho un resumen.

 

Enlace a las fotos de Ignacio Cinto:
 
 
Idem, a las de Roberto Rodrigo y Pep Gracia: