SIETE AMIGOS DEL CLUB NABAÍN ESTUVIERON POR LA CORDILLERA DEL RIF EN MARRUECOS LA PASADA SEMANA SANTA

Cima del Jbel Lakraa; la más alta con 2.156 metros.

“ Siete compañeros del club de montaña Nabain , realizamos un viaje montañero a la cordillera del Rif, en Marruecos, concretamente al parque nacional de Talassemtane.

Labrando a la antigua usanza.


Un viaje de siete días de duración aprovechando las vacaciones de Semana Santa , que nos llevó a Málaga en cómodo viaje en Ave desde Zaragoza , donde nos juntamos con el grupo malagueño con los que íbamos a compartir estos días de montaña , miembros del club “Senderos del mundo” .

Bonito camino de regreso.


Al día siguiente viaje por carretera hasta Tarifa , cruzando el estrecho en ferry hasta Tanger y desde aquí , un corto trayecto de dos horas en minibus nos llevó a Chefchaouen , el pueblo azul, por el color de las calles de su Medina , pintadas en color azul y blanco.

Chaouen al atardecer.


A partir de aquí teníamos cinco días por delante para conocer las zonas más representativas del parque nacional de Talassemtane ,donde disfrutamos de sus bosques de pinsapos y cedros, con ascensiones a los picos Jbel Tissouka , Jbel Bouslimane, Jbel Khizana y Jbel Lakraa , montañas entre los 1700 y 2156 mts , donde no había ni rastro de senderos balizados, ni marcas, ni hitos a los que estamos tan acostumbrados por aquí, por lo que a pesar de ir con dos guías de la zona , los “despistes”eran habituales …

Cerca ya de la cima del Jbel Lakraa.


El alojamiento lo teníamos en un albergue rural llamado “ Dar Khizana” , muy recomendable por sus fantásticos desayunos y cenas, en un entorno muy tranquilo , con una maravillosa terraza y un propietario muy peculiar.

Entre campos de kiffi.


Hay que destacar que la principal actividad económica de esta zona rural es el cultivo del cannabis y su posterior transformación en hachis que en estas fechas estaban en pleno proceso de labranza y siembra. Todas las zonas que transitamos eran zonas de cultivo del kiffi marroquí.

Pareja de pastores que ayudaron en encontrar el camino.

En resumen, una fantástica semana de montaña en una zona que merece mucho la pena descubrir y además en muy buena compañía.

Enrique Navarro

Enlace a todas las fotos:

 

 

 
Calle de Chaouen