TRAVESÍA SECORÚN A SAN URBEZ DE NOCITO.
GR 268. CAMINO DE SAN URBEZ.

De nuevo otro año nos tocaba recorrer algún tramo del “camino de San Urbez”, cuestión que venimos haciendo desde hace unos años, de manera que prácticamente lo hemos recorrido en su integridad desde Añisclo a Huesca en diversas etapas. El CAS y Nabaín seguramente sean de los primeros clubes de la provincia que empezaron a utilizar deportivamente este camino…mucho antes de lo que ha llegado a ser hoy en día.

Cabe recordar que, además, este año ha sido inagurado oficialmente, lo que ha convertido este ancestral camino en parte del registro de “caminos turísticos de Aragón”, con la nomenclatura ” GR268 Camino de San Urbez”, con toda el cumplimiento de la normativa al respecto de la señalización y limpieza.

Así lo pudimos comprobar las 29 personas que este pasado sábado 15 de mayo empezamos en la carretera de la Guarguera, a la altura del desvío de la pista que lleva a Secorún, y que lo íbamos a seguir en dirección al Santuario de San Urbez de Nocito. Eran las 8:00 de la mañana cuando empezábamos a caminar con un nublado que hacía muy agradable la temperatura.

En realidad, el camino viene de Laguarta a Secorún, pero tras un breve descenso por la pista contactamos con el itinerario, de manera que empezamos no sólo a seguir un buen camino, sino a ver las indicaciones pertinentes del sendero de gran recorrido.

Enseguida llegamos a Secorún, lugar deshabitado que fue durante gran parte del pasado siglo XX cabeza del ayuntamiento de toda esta parte de la provincia. Una visita a las ruinas de la iglesia y proseguimos para seguir por el antiguo camino que comunicaba con los pueblos vecinos de la sierra de Guara de Azpe y Abellada.

El camino va descendiendo y llaneando, subiendo ligeramente para ir atravesando los colladitos que separan diversos barrancos hasta que llegamos a una zona llamada desde antiguo el “paso de San Urbez”.  Aquí, a la sombra del caxico Arialla (que debe su nombre, y lo mantiene, en referencia al pueblo de Arialla, que aquí se ubicó hasta la edad media), aprovechamos para tomar un trago y alguna cosas ligera que nos permita afrontar la subida que enseguida nos viene y que es la más dura del día de hoy.

El caxico nos da paso a un barranco donde los antiguos montes de Secorún y Aineto hacen hüega. Ganamos la primera loma del monte Aineto y ya seguiremos por la divisoria, cerro cerro, hasta coronar la divisoria entre la Guarguera y la sierra de Guara, ya en monte de Abellada, en la zona de la Paúl de Abellada. Aún no son las 12 de la mañana, pero la ligera lluvia que nos viene acompañando toda la subida nos ha hecho llevar un buen horario.

Desde aquí, el camino desciende hasta Abellada, pasando junto al pueblo pero sin entrar en la única calle que cobijaba las dos últimas casa que hubo en los últimos tiempos de vida en el pueblo. Nuestro siguiente objetivo es la Pardina Latorre, a la que llegamos en media hora más desde Abellada. El camino ahora sí ya toma decidido rumbo en descenso hacia el Santuario, pero antes subimos a la “cruz y la peña o Santo”, lugar donde según la tradición vivió San Urbez hasta que la edad y los achaques lo hicieron descender al sitio donde se ubica el actual complejo de Ermita, Santuario y casas de los romeros.

A las 14:00 todo el grupo estábamos en el Santuario, el que pudimos visitar y utilizar para comer tranquilamente antes de que el autobús que nos venía a recoger llegara. De esta manera, al llegar al punto de la carretera donde estaban los coches los recogimos y volvimos sin ninguna novedad, pero sí con la sensación de haber estado, en cierta manera perdidos en el tiempo, por unas sierras, unos caminos y un territorio donde el silencio y la soledad son los únicos compañeros del caminante. Sin duda, los mejores para prepararlo ante el misticismo y la magia que emana el Santuario de san Urbez de Nocito, a los pies de Guara.

SAN URBEZ

OSCAR BALLARÍN PLANA.

ENLACE FOTOS PETRI MORAL

ENLACE FOTOS MANUEL HERNÁNDEZ

ENLACE FOTOS ALBERTO BOSQUE