EL Chiquicas disfrutó de una climatología de primavera en su salida invernal. Domingo 24 de Febrero

Seguramente os parecerá que nos repetimos, pero es que es así: Somos muy afortunados de vivir donde vivimos. Una vez más, tuvimos la suerte de disfrutar en nuestra salida “invernal” del Chiquicas de un tiempo increíble, un entorno envidiable y la mejor de las compañías.

Gracias al aviso que Ztrails nos dio la mañana del domingo (qué gran paso para este territorio!!!), y a que contamos con una gran red de senderos que nos lo pone todo muy fácil (gracias Zona Zero y Amigos de los Caminos Tradicionales de Sobrarbe!), pudimos cambiar nuestro plan inicial a Sarratiás evitando una batida de caza sin problemas.

Éramos casi 70 y como auténticos titanes estos pequeños y sus familias recorrimos 10 km y salvamos casi 300m de desnivel disfrutando de una ruta circular hasta el esconjuradero de Guaso donde, como mandan los cánones montañeros, almorzamos juntos.

Hace mucho tiempo que se lo merecían, la verdad, pero fue el pasado domingo cuando recibieron “la Estrella al Mérito Excursionista” (certificada por la Universidad de “Güinchesterston” y avalada por las tres coordinadoras de la sección más “prometedora” del CAS y la exdirectora de la Escuela de Montaña ;-) )

El acto de entrega fue celebrado en un lugar mágico: el Esconjuradero de Guaso; no sin antes confirmar que todos y cada uno de los “galardonados” se habían ganado a pulso semejante honor. Y a él asistieron espectadores de todos los rincones, incluidos lugares como Coscojuela, Boltaña, Belsierre, Aluján, Aínsa o Japón.

(Gracias Celia Pérez por los “galardones”!!!!)

El domingo nos dio mucho de sí: Caminamos, resolvimos “enigmas” y contestamos a preguntas sobre nuestras montañas, los árboles que nos rodean y algún que otro bicho. El recorrido también nos dio la oportunidad de hacer nuevos amigos, volver a ver a viejos conocidos, correr y hasta caernos para luego levantarnos y seguir adelante. Algunos incluso hicieron un mini máster en comunicaciones aprendiendo a utilizar los walkies, aunque fuera para descifrar acertijos y adivinanzas.

Pero sobre todo y en resumen disfrutamos de un gran día descubriendo (o re-descubriendo) y compartiendo parajes de casa, seguimos germinando ese sano disfrute por el monte, nuestro patio de recreo, y nos lo pasamos en grande. Que, a fin de cuentas, es de lo que se trata.

¡Gracias a todos por venir y hacerlo posible! ¡Nos vemos en primavera! (aunque cualquiera diría que ya está aquí)

Soraya, Consuelo e Isabel

Chiquicas