Siguiendo la tradición de despedir el año montañero en el pico Nabaín, 15 montañeros de los clubes Nabain de Boltaña y CAS de Aínsa nos hemos juntado en Ascaso junto a su afamado reloj de sol para iniciar la ascensión por la ruta más transitada.

El día es espléndido a esta altitud pues en la zona baja del valle ha habido durante la noche una espesa niebla lo que conlleva humedad y frío. Es la inversión térmica.

El pico esta orientado hacia el sur por encima del Valle del Ara sobre el anticlinal de Jánovas que forma parte del Geoparque del Sobrarbe. Es una montaña formada, sobre todo en su primer tramo, por fósiles que se encuentran abundantes a lo largo del camino. En el segundo tramo además, es continua la presencia de molestos erizones que en primavera dotan a la montaña de un encanto especial.

En la cima se encuentra la ermita de Santa Marina de la que solo quedan parte de las paredes y las vistas hacia los grandes picos pirenaicos son espectaculares. Después de almorzar, con turrones y otros dulces navideños así como con cava, sidra y algún que otro licor, brindamos por haber terminado sin incidencias las actividades del año 2019 y con el deseo de que podamos terminar felizmente las del nuevo año 2020.

El descenso lo hemos realizado por la parte opuesta a la subida siguiendo la cresta en dirección este hacia Morillo de Sampietro hasta alcanzar el Collado del Pozo divisorio de aguas entre el barranco de Ascaso (afluente del Ara) y del barranco de Yesa (afluente del Cinca). A partir de aquí se trata de ir descendiendo por encima de erizones y bojes siguiendo los restos que quedan de una antigua pista que realizó hace años una empresa de prospecciones petrolíferas hasta alcanzar el sendero PR-HU-185 que viene desde Morillo de Sampietro. Este tramo no es recomendable sino se conoce bien el terreno pues esta muy vestido y no hay ninguna señalización por lo que es fácil emboscarse. El PR desciende vertiginoso hasta las conocidas como pozas de Ascaso, sucesión de unas 20/25 cavidades excavadas por el agua en la piedra caliza del barranco del mismo nombre situadas en el entorno de un antiguo puente de piedra.

Para terminar la excursión solo nos queda ascender el sendero que en un kilómetro más nos deja de nuevo en la fuente de Ascaso de donde partimos por la mañana.

¡¡Feliz  Año Nuevo 2020!!

Crónica de José Ramón Monclús

Fotografías de Manuel Hernández