CIRCO DE GURRUNDUE (1.980 M.) – PARQUE NACIONAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO.

“El relieve del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido fue moldeado por las sucesivas glaciaciones que se produjeron en el Cuaternario dando lugar a los grandes valles de Ordesa o Pineta. Las lenguas de hielo alcanzaron un desarrollo mucho menor en las zonas orientadas al sur lo que explica que tan sólo encontremos circos y valles con su característico perfil en “U” en los sectores de mayor altitud. Buen ejemplo de ello es la cabecera del Cañón de Añisclo y los circos de la cara sur de la Sierra de las Sucas, como son Gurrundué y Angonés. Todos ellos presentan el característico perfil redondeado y delimitado por farallones rocosos”. 

Y hoy 24 de julio 26 compañeros de los clubes CAS y Nabain vamos a visitar los citados circos de Gurrundué y Angones,  partiendo del pequeño pueblo de Revilla (1.200 m.).

salida senderista al circo de gurrundué

Aparcamos los coches en una curva antes de llegar al pueblo y comenzamos a caminar, atravesando el pueblo, para tomar al final del mismo un sendero empedrado que asciende entre bojes y erizones hasta alcanzar una zona de campos abandonados situados encima de las casas. El camino es evidente y en poco tiempo alcanza el barranco del Consusa (1.325 metros) que tiene una pasarela metálica. Continuamos casi llanos por sendero empedrado y con muretes laterales hasta encontrar un panel que nos indica el inicio del Parque Nacional. Se pasa por debajo de un abrigo natural bajo roca y al poco se llega el barranco Angonés (1.380 metros), donde hay otra pasarela metálica. Al pasar el puente hay un desvío en descenso que nos llevaría al puente de los Mallos y a Escuaín pero nosotros seguimos hacía arriba. El camino se hace más pendiente y pasa cerca de unas paredes donde hay abrigos naturales para el ganado hasta alcanzar otro rellano (1.450 metros) que tras algunas lazadas se transforma de nuevo en un sendero casi horizontal atravesando una zona de antiguos campos. Después rodea una pared y asciende ligeramente hasta llegar al barranco de la Garganta (aquí no hay pasarela). A la izquierda hay otra bifurcación que también lleva al fondo del río. Ahora el camino se hace mucho más pendiente y asciende entre bosque de pino negro y con el suelo bastante deteriorado por regueros originados por las lluvias hasta alcanzar un pequeño collado herboso donde la vista se abre ampliamente hacia cuello Viceto. El camino sigue ascendiendo y en lo alto de un promontorio rocoso ya se divisa el refugio de Forrataruego (1.980 m.) fin de nuestra marcha. Debajo del refugio se observan dos cuevas en la roca que utilizaban los pastores. El panorama del grandioso Circo de Gurrundué es espectacular sobre el alto Valle del Yaga, las Puntas Verdes, los Sestrales, el Castillo Mayor, Peña Montañesa, Cotiella, etc. 

El regreso lo hacemos por la mismo ruta de la subida hasta el puente sobre el barranco de Angonés, porque un poco más adelante, en una  zona llana y con antiguos muretes, tomamos un desvío a la derecha que desciende rápidamente hasta el camino denominado de los Miradores del Yaga, que nos permite disfrutar de unas vistas extraordinarias de las Gargantas de Escuaín desde varios miradores y observar el quebrantahuesos en su hábitat natural para terminar donde tenemos aparcados nuestros vehículos.

Hemos invertido unas 6:30 horas con paradas incluidas superando un desnivel positivo de unos 800 metros para una distancia lineal de 14 kilómetros. Añadir que 8 compañeros se han animado a subir a los picos de las Puntas Verdes (2.617 m.) y de la Monesma (2.673 m.) para realizar una circular bajando por el sendera que discurre por la margen izquierda del barranco de Consusa.

José Ramón Monclús

ALBUM DE FOTOS MANUEL HERNÁNDEZ

ALBUM DE FOTOS DE JESÚS BAILO