Subida a Peña Solano. sábado 8 de marzo

Ayer sábado día 8 realizamos la tercera salida conjunta de las programadas para este año 2008 con nuestros colegas del Club Nabain, en esta ocasión la ascensión a Peña Solano desde Ceresa. Fuimos 19 montañeros, en su mayoría del Nabain, echando en falta a alguno de nuestro Club, sobre todo a los más aficionados a estas marchas montañeras, los que a las 8,40 horas emprendimos la subida desde Ceresa. Después de 2/2,30 horas de bonita subida por el bien trazado sendero que une Ceresa (900 metros) con su collada(1.550 metros), en esta ocasión más paradisíaco que de costumbre por la nieve caída recientemente, arribamos a este lugar en donde paramos un ratito a descansar un poco y reponer fuerzas. Aquí R. Azón, no encontrándose con fuerzas suficientes, decidió darse la vuelta a Ceresa bajando por la pista forestal. Seguidamente y muy bien guiados y dirigidos por Esteban continuamos nuestra ascensión a Peña Solano, por senda marcada un poco al principio para después introducirse por canal, en donde en algunos tramos hemos tenido que emplearnos un poco con nuestras manos, pero sin existencia de dificultades mas allá de la mencionada. Transcurrida una hora y media mas o menos desde nuestra salida de la collada hemos hecho cima en la cresta de Peña Solano (1.903 metros) quedando alucinados de las excelentes vistas hacia la cara norte de Peña Montañesa, la valle de Ceresa hacia Cullibert, Turbón, Cotiella, Espadas, Punta LLerga, las Tres Marías, Treserols, Castillo Mayor, Sestrales, etc., etc., comentando que, aunque las vistas desde la cima de Peña Montañesa son impresionantes, desde este lugar no tienen nada que envidiar, mejorando en las de la vertiente norte hacia el barranco Garona que deja sus aguas al río Irués, Punta Llerga, etc., que son tapadas por la peña Solano cuando estás en Peña Montañesa. Después de estar un buen rato en la cumbre disfrutando de las vistas mencionadas y haciendo fotos para nuestro recuerdo, iniciamos el camino de descenso hacia la collada, que se ha hecho mucho más llevadero de lo que parecía en la subida, tomando la precaución de bajar en grupos pequeños con el fín de evitar tirar piedras con nuestras botas que pudieran lastimar a los que iban más adelante, en donde hemos hecho la parada para comer y sobre las 15 horas hemos reiniciado nuestra marcha para descender a Ceresa en una hora u hora y cuarto más o menos. Quiero aprovechar la oportunidad para mencionar el comentario generalizado de los componentes de la marcha, en el sentido de que, dado lo gratificante de las vistas antes mencionadas, sería conveniente el mejorar en lo posible el poquito trozo de camino que va desde la collada a la cresta de P. Solano, sobre 350 metros de desnivel, así como marcarlo un poco más en algunos tramos, lo que permitiría poder promocionar y publicitar esta subida, muy desconocida en la actualidad incluso para los vecinos y residentes en nuestra comarca. Por último solamente decir que hemos encontrado en este último trozo de camino una navaja con tenedor, que guardamos en nuestro poder a la espera de que la persona que la ha perdido nos la pida. Datos técnicos de la caminata: 12,7 kilómetros andados, 1.000 metros de desnivel positivo y 1.100 de desnivel acumulado. José María Lafuerza