MÁS DE UN CENTENAR DE PARTICIPANTES EN LA TRAVESÍA DE BUIL A AÍNSA, POR SARRASTAÑO. SÁBADO 29 DE MARZO

Foto de familia junto a la ermita de San Lino. JML

He de reconocer que el Ampa del Colegio de Aínsa tiene poder de convocatoria, pues creo que esta ha sido la más numerosa de las salidas organizadas conjuntamente hasta la fecha, animada también por algunos amigos del club Nabaín que quisieron acompañarnos. Veintidós participantes que iniciamos el recorrido desde cerca de Latorrecilla, para llegar a Santa María de Buil pasando por Puibayeta, más los cerca de noventa “caminantes” que fueron llevados a Buil en dos viajes de “bus” y algunos coches particulares.

Los 22 componentes de la salida más larga, cerca de Latorrecilla. JML

 

Latorrecilla con bonito fondo. JML

 

Isabel, junto a bonitas rocas, poco después de salir. JML

Lo primero de todo es agradecer la colaboración de los padres al traer a vuestros hijos pequeños, alguno de poco más de 4 añitos, y la de nuestro amigo Jesús Cardiel de Lamata, que vino con nosotros y nos explicó de manera gráfica como el terreno que pisábamos fue fondo de mar hace unos millones de años, lo que queda atestiguado por los fósiles marinos que se encuentran en casi todo el recorrido, especialmente los ammonites, que me parece recordar los llamábamos “pesetas” en Aínsa cuando era crio, al tener un tamaño muy parecido.

 


Jesús Cardiel impartiendo sus explicaciones. JML

 

Muchas "pesetas" en todo el recorrido. JML

Como he dicho al principio, el grupo más madrugador, iniciamos la “andada” al lado del puente sobre el barranco de Ena, que está cerca de Latorrecilla, con algunas dudas al principio hasta coger el sendero, señalizado convenientemente por nuestros amigos de los caminos tradicionales y de la Zona Zero, para llegar en poco rato a Puibayeta (hemos descubierto que aunque se escribe así, en la zona se menciona como Pubayeta, pensado que puede ser por su más fácil pronunciación); visitamos lo que queda de la casa, apreciando y valorando que se trataba de una casa “fuerte” por los importantes restos que todavía se pueden apreciar.


Aún se mantienen cosas interesantes en Puibayeta. JML

 

Fecha de construcción de la casa. JML

 

Saliendo de Puibayeta hacia Buil. JML

 

Caminando hacia Buil. JML

Con un poco más de ascenso llegamos a Santa María de Buil, en donde nos estaba esperando impaciente el grueso de la expedición, lo que motivó que no pudiéramos hacer una foto de familia junto a los preciosos ábsides de la iglesia románica.


Preciosos y bien conservados ábsides de la iglesia románica de Buil. JML

Una vez juntos ambos grupos, iniciamos la travesía por el camino PR en dirección a Aínsa, parando al poco rato de empezar en el mirador de Sarrastaño a escuchar las explicaciones de nuestro amigo Jesús Cardiel; después de llanear un ratito por esta zona, efectuamos la bajada hacia la zona de Bajopeñas, pudiendo apreciar enfrente la casa de los hermanos Román en Sarrato, y el caserío de Pelegrin, y un poco más lejos a nuestra izquierda, Sarratias y Bruello. Dicho muy conocido por nuestra comarca: Sarrato, Sarratillo y Sarratías, 11 casas y 3 “lugás”.


Santa María de Buil, desde el camino de bajada. JML

Poco después de dejar Sarrastaño. JML

 

Otra foto "en fila india". JML

Después de dejar a nuestra derecha el barranco “Pozo”, paramos a almorzar al poco rato, pues era cosa demandada por la mayoría del grupo, especialmente por los que habíamos salido un rato antes desde Latorrecilla y algunos críos, que ya tenían hambre.

Hacia Bajo Peñas con el barranco Pozo, al fondo. JML
 

Una vez repuestos y alimentados, dejando muy cerca a nuestra derecha los núcleos citados de Sarrato y Pelegrín, llegamos a la ermita de San Lino, en donde nos hicimos la tradicional foto de familia de todos los caminantes, para posteriormente emprender con ganas el repechón hacia la cruceta de Bruello, con inicio de la subida muy cerca de Sarratiás y de esta última localidad.

Poco antes de la parada del almuerzo. JML
 

A alguno le costó un poco más superar los ciento cincuenta metros de desnivel positivo que debe tener la sierra, pero al final nos juntamos de nuevo en la citada cruceta de Bruello, para iniciar el descenso hacia Aínsa y dar por finalizada la jornada “senderista y divulgativa”, aunque un pequeño grupo aún optó por recorrer la “sierra de Partara” para descender al final hacia el barranco de Ena.

Camino viejo de Bruello a Aínsa.
 

José María Lafuerza

Enlace a las fotos realizadas por JM Lafuerza:
https://plus.google.com/photos/106086681884713509415/albums/5996298300992733553

Idem, a las artísticas fotos de Manolo Hernández:

https://picasaweb.google.com/110702639598968686535/ExcursionLaTorrecillaAinsa?authkey=Gv1sRgCIzF_OaTl7v0mgE&feat=email