SE REALIZÓ EL PRIMER CURSO DE DESCENSO DE BARRANCOS 2016 ORGANIZADO POR ESTA SECCIÓN DEL CAS. 2 Y 3 DE ABRIL, SÁBADO Y DOMINGO.

Bonitas pozas captadas por Mauricio, así como el resto de fotos.

Este fin de semana se ha efectuado un curso de iniciación al barranquismo, en la localidad de Aínsa, organizado por el CAS. Este curso ha sido impartido por Javi, el cual se ha encargado de la teoría y la práctica, haciendo que fuera dinámico, divertido e interesante.

La hora de comienzo era el sábado a las 10 de la mañana, en el local de la Cruz Roja; allí tuvimos un agradable recibimiento por parte de Javi. Como de habitual, dimos unos minutos de cortesía antes de empezar este divertido curso. Cada uno nos presentamos y explicamos nuestras razones para asistir a este curso.

 


Para comenzar, tuvimos una clase teórica, en la cual pudimos ver conceptos más generales como el equipo y material necesario, con una explicación visual, contando con material propio de barranquismo. Fuimos aclarando conceptos con respecto a la elección y programación de la actividad, con ayuda del ordenador, Javi nos enseñó páginas web interesantes para encontrar croquis e información sobre el barranco, tamaño de la cuenca, tipo de roca. También nos enseñó cómo encontrar información sobre pluviometría de la zona y previsión meteorológica, adquiriendo conocimientos sobre cómo usarla para evitar problemas en nuestra programación de la actividad. En este primer apartado del curso, siendo la parte más teórica, fue de gran utilidad, ya que nos hizo adquirir conocimientos para prever posibles problemas o elegir el barranco idóneo.


Más tarde, salimos a los barrotes del local de la Cruz Roja, para aprender las técnicas de progresión con cuerda. Nos colocamos en círculo, y comenzamos a practicar nudos básicos, tales como el siete, el ocho y el nueve. También estuvimos practicando nudos de unir cuerdas. Sin más dilación, nos amarramos a los barrotes y Javi empezó a explicarnos los nudos de pasamanos, como el mariposa o el ballestrinque. Esta fue una de las partes más divertidas de la mañana, ya que nos necesitábamos unos a otros para hacer los nudos, aquellos que lo conseguían con mayor facilidad, no dudaban en ayudar a un compañero que tenía mayores dificultades. Así conseguimos tener mayor confianza y conocernos mejor. Para concluir la parte teórica y práctica, aprendimos a hacer instalaciones, asegurar en rapel, cómo rapelar y cómo bloquearnos. En definitiva, la mañana del sábado fue para aprender conocimientos básicos sobre el barranquismo.

Practicando sobre barranco seco.


La tarde del sábado, tras una breve comida de bocadillo, Javi y Mauricio nos llevaron a la “Traconera”, un barranco seco, para poner en práctica todo lo aprendido esa misma mañana. Además, habíamos buscado datos prácticos sobre este barranco. Cada uno de los participantes montábamos una instalación. Allí, aprovechamos para hacer instalaciones con parabolt y anilla. Además tuvimos la suerte de encontrar un pasamano, así que pudimos también practicar montándolo y un rapel guiado. El tiempo nos acompañó, haciendo una temperatura agradable y sol.
Así acababa nuestro día, todavía tuvimos ánimo de ir a tomar un refresco y disfrutar de la buena compañía.


El domingo comenzamos de buena mañana, a las 8 y media salimos de Aínsa con todo el material cargado hacia dos barrancos: Lugar y Escuaín. Llegamos al pueblo del que toma nombre el barranco, Escuaín, allí nos cambiamos y apenas anduvimos 5 minutos ya estábamos en el comienzo de Lugar. Corría bastante agua, y el tiempo no era demasiado bueno, pero aún así hacíamos la actividad con la mayor de las ilusiones. Probamos técnicas de rapel nuevas, como rapelar con un dinámico, o con un Vertaco. Además, también tuvimos que montar un pasamano. Íbamos descendiendo este divertido barranco asentando las técnicas que Javi nos había enseñado.

Participantes en el curso en Escuaín, el domingo.


Comimos antes de entrar a Escuaín. Este barranco fue muy divertido, cuenta con saltos, toboganes y rápeles. Así que Javi nos enseñó alguna técnica de aguas vivas, como cruzar el cauce, aprender a leer el río, posiciones de seguridad, etc… Los más valientes saltaban desde donde pudieran, y aquellos que no se atrevían montaban un rapel. Así, todos disfrutábamos.

 

 

 

 

 


Sin duda ha sido un fin de semana intenso y en el cual he podido aprender mucho gracias a nuestro Guía Javi, y también gracias a Mauricio, el cual nos acompañó en los barrancos compartiendo sus conocimientos. A este curso asistimos nueve intrépidas personas con ganas de aprender y poder hacer barranquismo con seguridad, pero también con muchas ganas de conocer otras personas con las mismas aficiones que nosotros.


Isabel Gómez